De algo hay que morirse 8


img5

Debo reconocer que la OMS me inquieta, por unas u otras cosas nos tiene siempre en vilo, desde la nefasta gestión de la gripe A tiene la misma credibilidad que el cuñado de Aznar, la última la crisis del beicon y la posibilidad de que si nos comemos aviesamente un trozo de lacón entre tanto grelo podríamos tener papeletas para sufrir un cáncer de colon, es cuando menos inquietante. El titular es terrible; carne roja igual a cáncer, mi querido chuletón de Ávila o de Berriz, el Villagodio de buey, el solomillo a la pimienta o al cabrales son equiparables a un cartón de tabaco o al peligroso amianto, no me lo puedo creer, no sin tener en cuenta que el cáncer es multifactorial o las cantidades de carne a ingerir y durante cuanto tiempo o los tipos, que no todo es lo mismo.

Los que trabajamos con niños sufrimos a un colectivo muy sensible y alarmista que se toma estas cosas muy a pecho, nunca mejor dicho, las mamás y papás de lactantes, viven estas situaciones de alguna manera exagerada y a veces histriónica en aras de una superprotección de su camada. Normal, ya que es la infancia la que más sufre de esos tipos de alimentos elaborados, como el mal llamado jamón de york, que de jamón no tienen nada, o salchichas de dios sabe qué, nuggets, medallones, y figuritas de carne o pescado, todo lo que sea con tal de no se parezca a jamón, a filetes o a pez.

Toda sociedad desarrollada como la nuestra se vuelve hedonista y miedosa, todo tiene que estar controlado, asegurado y satisfactorio, no cabe el riesgo, para ello el sector seguros es boyante y no digamos nada los seguros de salud que viven su época dorada, ofertan test y diagnósticos que aseguran que no se pondrá malo el niño o que se detectarán enfermedades antes incluso de que se produzcan. Y eso vende mucho.

Todo tiene que tener una solución, la sociedad se medicaliza y requiere con la exigencia de un derecho a la salud, que todo tenga solución y un remedio adecuado. Los servicios de salud se hipertrofian y pasan a un primer plano en la vida diaria de la crianza y cualquier variación de la normalidad es vivida como si de una enfermedad se tratara, necesita su control y su medicación o en su defecto el placebo que una mano complaciente les ofrecerá.

Muchos podrían ser los ejemplos, pero ya que hemos comenzado con el beicon podríamos seguir con los alimentos que curan enfermedades imaginarias, los biológicos sin riesgo de intolerancia aunque no haya tal intolerancia o hipoalergénicos para no entrar en contacto con el temido gluten aunque la barra de pan nos siente bien, bajos en colesterol o incluso que ayudan a reducirlo, sin darse cuenta que el colesterol muy bajo también podría ser un riesgo de cáncer, menos mal que son un engaño, que si de verdad lo bajaran tendríamos más de un problema. Os recuerdo que la leche de madre es grasa pura y que el cerebro es colesterol con forma de neurona.

“Lo que no mata, engorda”

“Si tropiezas y no caes, adelantas terreno”

¿Son dichos del pasado? Mi generación es esa que cuando nuestras madres y abuelas veían al niño lleno de granos los juntaban a dormir con los hermanos en la misma habitación y llamaban a primos y vecinos para que pasaran la varicela y puesto que era una enfermedad banal que había que pasar y no se le temía, se pasaba pronto y te quitabas el asunto de faltar al colegio que era el mayor problema. Ahora la varicela se ha convertido en una enfermedad temida con un 0,02% de complicaciones sobre todo en el adulto, pero que ha sufrido la “ley seca”. Una vacuna que se pone en calendario gratuito en algunas comunidades con tal de llevar la contraria al gobierno de la nación del partido contrario, se crea la necesidad y luego se quita, con lo que padres y madres se lanzan al estraperlo y al contrabando en Andorra como los Puyol o con Portugal para traer de soslayo dosis para vacunar a sus hijos de una enfermedad que podría diezmar la población infantil o iniciar una crisis similar al walking dead en la próxima temporada.

Algo parecido estamos viviendo en estos días con la vacuna del meningococo B, una vacuna que ha pasado de ser de diagnostico hospitalario y solo para casos indicados, a ser de venta libre en farmacias por estar en época preelectoral y por la presión de padres y pediatras afines y acríticos. Pocos casos registrados (164 el año pasado en España, más o menos los mismos que los premios gordos de la primitiva) para una enfermedad conocida desde siempre, una vacuna que sale al mercado en fase 3, sin estudios clínicos que la avalen, solo con proyecciones estadísticas y con muchas preguntas por responder y los padres hartos de ir a Portugal o Andorra a buscarla celebran que esté de venta en farmacias, eso si a 400 € la vacunación, (cuando en Inglaterra está a 100€ al cambio, pero eso es otro debate de como los gobiernos negocian con las farmacéuticas) 4 dosis de momento, si no hay que poner luego algún recuerdo que todavía no se sabe.

No se admiten riesgos. Todo debe estar asegurado. Se esteriliza el chupete del bebé para que no toque ningún germen, biberones y vajilla sufren el mismo trato. Los mocos se intentan quitar todos, no sea que viajen al pecho o a oídos o vaya usted a saber. Sillas anatómicas hasta los 12 años para que el niño no se mueva en el coche. Sistemas de videovigilancia para escuchar y ver mientras duerme, Apps que le controla la temperatura y los latidos de su coranzoncito. Y más…

La OMS debería decir eso de que “vivir provoca un 100% de mortalidad”

 

Artículo publicado previamente en el Huffington Post con el mismo título del mismo autor.


Deja un comentario

8 ideas sobre “De algo hay que morirse

    • Jesús Martínez Autor

      Primero hay que decir que la meningitis B no es una enfermedad nueva ni hay ninguna alerta al respecto, sencillamente el laboratorio ha fabricado una vacuna y la ha puesto a la venta, sacó pocas y rápidamente se agotaron, hasta que vuelva a fabricar más no habrá disponibilidad y eso será hacia la primavera, así que el debate ahora es un poco estéril.
      Efectivamente hay muy pocos casos y no hay estudios clínicos que la avalen, se hace por suposiciones estadísticas sobre cultivos y al vacunar a nuestro hijos se hace el estudio clínico que saldrá en unos meses o años cuando haya un número de vacunas puesto y se puedan extrapolar los datos y sean válidos. De momento sabemos poco, que cubre a un 75 % nada más y que al año de ponersela solo quedan protegidos un 66% por lo que es una vacuna imperfecta que dada la baja incidencia de la enfermedad se puede esperar con tranquilidad a que haya datos.

      • Lola

        Muchas gracias por decirlo tan claro. Cuando siembran el miedo y no tienes conocimentos al respecto te vuelves loco intentando averiguar que es lo mejor para tus hijos, si lo necesitan de verdad o no es mas que una estrategia comercial.

  • Ana

    Afortunadamente no paso por el pediatra más que en contadas ocasiones.

    Una mamá del cole me alerta que en la consulta está puesto en la puerta que hay que vacunar a los niños contra el meningococo B, que nuestra pediatra lo recomienda porque aunque haya baja incidencia las secuelas son complicadas. Si sé esto y no se la pongo, no podría perdonármelo si pasa algo.

    Me entero que hay lista de espera en la farmacia pero la consigo y se la ponemos a las dos niñas.

    Y ahora veo que es una vacuna que no tiene estudios clínicos que la avalen??????

    No doy crédito.

    • Jesús Martínez Autor

      El miedo es un interés muy potente. El ansia por proteger a nuestros hijos de todo lo habido y por haber llega también a muchos pediatras que aconsejan poner una vacuna imperfecta al criterio de menos es nada. Salud pública no recomienda incluir la vacuna en el momento actual y por eso no hay la necesidad de ponerla en los calendarios financiados. El riesgo es muy bajo, pero al que le toca, le toca, menos de 100 casos en un año es muy poco, pero 10 murieron igual que el año pasado y el otro y el otro. El debate está servido, pero hasta primavera no habrá vacunas en las farmacias, podemos esperar y ver.

  • Joana

    El tema de que el laboratorio tiene que fabricar mas y habrá que esperar hasta la primavera sera en España… Yo vivo en Andorra, la semana pasada la compré por recomendación de mi pediatra que a su vez ha vacunado a sus hijos y no tuve ningún problema por comprar las dos unidades. Ni lista de espera, ni pedidos ni nada. Eso si, creo que viene de Francia.
    Me sorprende ahora que se nos diga que no hay estudios que la avalen, a que se refiere con esto? hay dudas sobre posibles efectos adversos de la vacuna o dudas sobre su eficacia? Des de luego no seria lo mismo. Me sorprendería que la mayoría de pediatras aconsejaran esta vacuna aun sabiendo que puede tener consecuencias peligrosas para nuestros hijos.
    Lo siento Jesus pero no entiendo y confieso que me molesta un poco este tipo de artículos que parece que hace sorna de que los padres nos preocupemos por la salud de nuestros hijos. Me preocupa mas bien poco los virus corrientes y molientes que pueden coger mis hijos, a veces es mas problema la logística familiar de tener a los peques en casa 3 o 4 días que la gravedad de la enfermedad, por suerte! Pero enfermedades como la meningitis B, de la que vi como un niño sano de donde vivía yo, paso de estar jugando en la bañera con su hermano a las 19 horas y a las 12 siguientes ya no estaba me ponen la piel de gallina, y si hay una probabilidad entre pocas de poderla evitar creo que yo y cualquiera hará lo posible.

    • Jesús Martínez Autor

      Nada más lejos de mi intención que ofender Joana, discúlpame. Me refería al juego en el que nos vemos inmersos con el miedo y como las empresas y sociedades, gobiernos y particulares hacen uso de él para conseguir sus objetivos, comerciales, políticos o solo ideológicos.
      Poner la palabra meningitis hace que una vacuna sea muy importante por el solo hecho de prevenir un único caso y salvar una vida infantil, pero si nos quedamos en eso estamos siendo injustos con el resto, creo que hay que ofrecer información completa y contrastada, sin hacer uso del miedo, yo personalmente prefiero la información y decidir yo, no que me lo den todo hecho. La vacuna Bexsero está en lo que se llama fase 3 de estudio, falta la fase 4 que es la clínica la de los resultados y entonces sabremos si vale para proteger, cuanto tiempo protege y si es rentable, mientras el estudio hay que hacerlo con los que se pongan la vacuna de su bolsillo.

  • Joana

    Hola Jesús,
    Lo injusto es precisamente esto, que la gente se la tenganque costear de su bolsillo. Si no hay riesgo de efectos secundarios graves y lo único en duda es su real efectividad, no seria mas lógico que los gobiernos asumieran este coste introduciéndola en el calendario obligatorio de vacunas?
    Tengo la suerte de vivir en un país que las únicas no obligatorias son la rotateq, la varicela y ahora esta. Yo, no he dudado en ponerles a mis hijos todas las vacunas, oblicatorias y no. De no haber podido costearlas, seguramente hubiera pedido que en lugar de que me regalaran móviles para la cuna, diez conjuntos de la misma talla o algun otro artilugio prescindible que me ayudaran a costearlas. Un saludo