Horarios de visita en las UCIs. No, por favor


Ayer paseando por twitter, mi following (y sin conocerla, amiga) @mamasncomplejos publica esta foto que podemos ver en cualquiera de nuestros hospitales infantiles, en este caso público, pero da igual se ve en casi todos. Da igual que hayan firmado protocolos de amigo de la infancia o no, cuando llegamos a las ucis o salas “especiales” se acabó el protocolo. Un bebé en situación extrema debe ver a sus padres una hora al día repartida en dos periodos de 30 minutos. Claro está ni abuelos, ni hermanos, ni tíos cariñosos, ni nada, los padres acuchillan si hace falta por permanecer esas gotas de tiempo junto a su bebé “crítico”.

¿Quien firma este cartel?¿En base a qué criterio investido de ciencia se puede prohibir la estancia de unos padres todo el día con su bebé? ¿Qué dificultad hay en habilitar un extremo de la cama, un rinconcito con una silla para que la madre pueda coger la mano de su hijo todo el día?

Cierto es que el local no está adaptado, que es un trabajo de alta tensión, que requiere concentración, cierto que se pueden vivir situaciones desagradables para el no habituado. Pero hay que pensar que la madre se adaptará en 5 minutos con tal de estar con su hijo, que el miedo que tenemos los profesionales a que nos vean trabajar debe desaparecer, que el bebé evolucionará mejor si siente cerca a su madre ( y a su padre). Hay mecanismos para aislamiento, mascarillas o trajes de astronauta, hay biombos o tabiques móviles. Que los métodos canguro se han demostrado ideales como terapia en bebés tanto prematuros como enfermos.

Compañeros, tenemos que perder el miedo a los padres, todo apunta a que mejoraría no sólo la evolución de la enfermedad, sino sobre todo la visión que tienen de nosotros si nos abrimos y les enseñamos qué estamos haciendo.

46 thoughts on “Horarios de visita en las UCIs. No, por favor

  1. Una de las cosas que más valoré del hospital (público) donde tube a mis mellizos fué que podíamos entrar en la UCI a cualquier hora, había una serie de normas a respetar como por ejemplo solo podía entrar los padres y cada tres horas solo podían estar las madres porque eran la hora de darles de comer y había niños a los que se les daba el pecho y por cuestiones de pudor o intimidad no entraban las madres.
    En neonatos la parte dle fondo se dedicaba a Uci y por tanto hacia esa zona solo pasaban los padres de los niños que peor estaban, de esa forma el resto de padres no “tenian” que ver determinadas formas.
    Cuando los pediatras pasaban por la mañana a visitar a los bebés los padres debían salir de la sala y luego al entrar nos daba el parte de como iba todo. Si debían hacer un ingreso o sucedía algo importante nos mandaban salir.
    Teníamos que mantener silencio, no podíamos agolparnos en incubadoras que no fueran la nuestra y demás… pero lo importante es que podías visitar y estar con tu hijo, que las enfermeras fomentaban que los tocaras y sobretodo que les hablaras y que les veías trabajar relajados independientemente de que estubiéramos los padres mirando.
    En lo único que yo cuestioné a mi pediatra fué que el hombre me decía que mis hijos estaban estupendamente y yo no me creía que dos cositas tan pequeñas estuvieran tan perfectas jajaja….

  2. Con un nudo en la garganta he terminado de leer este post porque me ha emocionado que se escriba precisamente desde el punto de vista del profesional sanitario. A veces tenemos la sensación de que padres y médicos no estamos en el mismo equipo, unos porque pedimos soluciones en las explicaciones y otros porque hay veces que no es tan fácil ni explicar ni solucionar, tristemente.
    Deberíamos poner un poco de nuestra parte y comparto tú opinión, lo importante es el bebé, el niño, que solo siente el apoyo y la protección de sus padres durante una hora al día. Que los médicos lo pueden estar bordando, pueden ser sensibles, profesionales y cariñosos con el niño pero… no son sus padres.
    ¡Qué bien les haría tenerles cerca!¡Cuánto sentido común en tus palabras!
    Un saludo muy cariñoso y gracias por decirlo tan bien.

  3. Juan F. Jimenez says:

    Resulta verdaderamente indignante y escandaloso ver esto. por lo absurdo de la medida, por la crueldad que conlleva tanto para padres como nilños , y por su ceguera, pues como dices la confianza y cercania familiar en situaciones limites puede ser literalmente vital, asi como el miedo lo contrario.
    Parece una de esas medidas tomadas en plena borrachera de poder, por cualquier sanitario descerebrado para dar rienda suelta a sus institintos sadicos, ello dentro de un ambiente favorable que lo permite: contando con el silencio de los demas implicados y la ausencia de responsabilidad institucional.

  4. Gracias Jesús … Es muy importante que parta de uno de vosotros ésta reflexión. No lo has podido decir más claro.

    Creo que es muy importante cambiar la mentalidad tanto de médicos como de familiares de los pacientes menores… Debemos trabajar en equipo en pos de la pronta recuperación de los niños y bebés .

    Está ampliamente demostrado que el apego y el cariño, tienen grandes beneficios terapéuticos.

  5. No he tenido a ninguno de mis hijos en la UVI, pero sí he dado a luz, y he visitado a personas mayores, que lo quieren es tener a alguien que les de un poquito de cariño, pero no 2 horas al día. Cuando alguien cercano y ya de avanzada edad se rompió la cadera hace un par de años, tuve que visitar el hospital, y entonces ví lo poco que piensan en los pacientes. No son niños, es verdad, pero se merecen un respeto por toda una vida vivida. Y que puedan estar con sus seres queridos es respetarles. Y sí, los familiares debemos aprender a no estorbar y a saber estar, eso también es verdad. Todos deberíamos pensar más en el paciente y menos en lo demás.

    • Aprovecho para dar las gracias por vuestros comentarios, efectivamente no le veo ninguna razón a este aislamiento más que unas medidas de hace mucho que no se revisan y actualizan. Los espacios se pueden acomodar a las nuevas necesidades pero la mentalidad es más dificil de cambiar. No nos damos cuenta que estamos ante una nueva era en la reción pediatra-padres como quedó evidente en PediaTic
      También quería decir que he evitado aposta en el titular lo de UCIs pediátricas, no es un problema sólo de bebés, quizás nos enternece más pero los abuelos se mueren solos en salas llenas de cables, un infartado sufre su “resurrección” en soledad rodeado de tecnología, pero sin una mano conocida que le acoja. Mucho que cambiar en las actitudes, que no en las aptitudes, de los médicos y estamentos.

      • Marta Ramos says:

        Por ahí iba mi comentario Jesús. Yo cuando dí a luz también me sentí sola. Es verdad que no es una enfermedad, que no sufres (o sí?), pero es que la sensación que tengo cada vez que tengo que pisar un hospital es que no tienen en cuenta al paciente, no medicamente, sino afectivamente. Y sé que si vas todos los días a ver a alguien pocho en un hospital se cura más rápido. O por lo menos se siente más acompañado en su dolor.

  6. Es cierto que los profesionales tenemos un miedo atroz a que nos vean trabajar, nos encanta echar para todo, y yo no loe veo más explicación que nuestras propias inseguridades.

  7. Javier Macias (@drjmacias) says:

    Es que no hay ninguna razón para ello. La UCI pediátrica del Niño Jesús es abierta, la del Hospital Universitario de La Coruña también (son las dos en que he trabajado). En ninguna de ellas se genera ningún problema, más bien al contrario. El ambiente es más tranquilo porque niños y padres están mucho más tranquilos. Cuando en algún momento, por cualquier razón deben salir, se les pide amablemente que salgan y no hay ningún problema. Ninguna de las dos UCIs tienen mayor tasa de infecciones. Como bien decís es cuestión de mentalidad. Y tienes razón Jesús, lo mismo vale para las unidades de adultos.

  8. Un artículo fantástico. Nunca he tenido que pasar por una situación así por el momento. Y ojalá nunca tenga que hacerlo, pero creo que la posición que defiendes es acertada. A mi hijo le operaron cuando tenía dos años y aun recuerdo lo angustioso que fue el momento de la separación. Y solo fueron unas horas. No quiero ni pensar como habría sido ver pasar los días sin poder estar continuamente a su lado.

    Como bien dices las madres y los padres nos adaptamos a lo que sea con tal de poder estar junto a nuestros pequeños. Yo sé que sería capaz de estar interminables horas en una silla junto a su cama en silencio para poder estar dándole la mano o para aplicar el método canguro. Sólo para que nuestro hijo o hija supiera que estamos ahí, que nos preocupa, que no le abandonamos, que no le dejamos solo…

    Soy de las personas que piensa que la labor del personal sanitario, en todas sus facetas, es admirable. Y la de los pediatras, enfermeros y auxiliares que trabajan con niños aun más. Estoy plenamente convencida de que el trabajo que se realiza en las unidades pediátricas es totalmente vocacional ya que a pesar de ser gratificante trabajar por y para los niños al mismo tiempo es increíblemente duro. Las situaciones que deben vivir todos aquellos que trabajan con niños desgraciadamente no son siempre agradables, y menos aun en las UCIs. Por tanto considero que es positivo que se vea la labor que se realiza en estos lugares, que los padres vean cómo se trabaja ya que aunque pueda asustar a los observados, el verlo lleva al conocimiento y el conocimiento a tomar conciencia del esfuerzo y el trabajo realizado.

    Un saludo.

  9. Yo creo que hay casos y casos. Cuando viví la situación de tener un familiar en una UCI el personal se saltó a la torera esas normas de “dos familiares por visita, dos visitas al día, 30 minutos y a los 25 os vais marchando que hay que poner la medicación” cuando fue necesario y es algo que no dejaré de agradecer.
    No solo en los niños (aunque se trate de pacientes especiales que necesitan incluso más a un familiar) el apoyo paterno (o de un tío cariñoso!) puede hacer tanto por la recuperación como ciertas medidas terapeúticas
    Un saludo

  10. Totalmente de acuerdo. De hecho, a veces me pregunto qué dice la ley sobre ésto, que se mantenga a un bebé aislado de los padres tanto tiempo, sin que entienda qué pasa, asustado, que se le sujete con ataduras para que no se saque las vías…

  11. Salo Ram says:

    Pienso igual Jesús. En general cualquier ingreso y demás. Cuento por un lado que he tenido que hacerle una prueba de sueño a mi hijo y no me han dejado estar con el, ni siquiera verlo. Con 13 meses y tuve que dejarlo solo, engañado en una sala con gente que no conocía y a los que tenía pánico cuando los veía por sus batas. A la mañana siguiente (yo dormí en el suelo de la sala 2 más allá por que no me dejaron estar en aquella), pregunté que tal y me dijeron que muy bien, pero un niño de 8 años que salió con el, me dice “pobre, estuvo casi toda la noche llorando y llamando por mami, y casi no durmió ni el ni yo”. ¿Que clase de resultado pudieron sacar en limpio sin haber dormido el niño?
    Por otro lado, tuve a mi papá en la UCI durante meses por una quemadura grave. La angustia más grande que tenía el hombre era que no nos podría ver más. Aún encima entre medicamentos y fiebre deliraba y se creía que nos moríamos o así…, así que un día una enfermera que tanto y tanto lo escuchó le dijo en bajito “te voy a traer a tus niños, embatados de arriba abajo, y solo un beso y los quito de aquí, pero solo para que estés tranquilo”. Primero llevó a uno y después al otro. Fue empaquetarnos, entrar beso en la frente con gorro y salir. Yo recuerdo que la enfermera me llevaba en el colo casi escurriéndome y le sentía su corazón a mil, supongo que miedosa por algo que no pensaba no estaba habiendo bien, pero… no os puedo explicar lo emocionado y lo que lloraba despué mi papá por habernos visto. No digo que su mejoría se acelerara con aquello, pero que seguro le ayudó. Hoy 29 años después se acuerda de la Enfermera Belén, cuenta la historia con lágrimas en los ojos y lo tranquilo que lo dejó aquella visita. No digo tanto, porque éramos niños, pero tiene que ser muy duro estar meses allí mete y tener visitas de 30 m o 1h.
    Gracias Jesús

  12. Hola Jesús, pues me parece estupenda la idea y la comparto: creo que la medida sería ideal para la salud física y mental del hijo y de sus papás… La publicaré en mi facebook; con tu permiso.

  13. nuriadelamo1 says:

    Soy sanitaria en una de estas unidades cerradas, en una unidad de reanimación, en ocasiones, la recuperación postanestésica es larga, o el paciente debe quedar en nuestra unidad bastante más tiempo del esperado, en ocasiones días, por su inestabilidad, necesidad de cuidados críticos, etc, en mi servicio, los bebés son trasladados a neonatos, por lo que de esos casos no puedo hablar, pero en el caso de los adultos, y da igual la edad, si creo que es conveniente que en la medida de lo posible estén acompañados. Aunque aquí, también debo decir que surgen grandes inconvenientes: al realizar determinadas técnicas, algunas muy agresivas, no es agradable ver como a tu familiar le cogen una vía central, a veces hay que realizar más de una punción, éste es solo un ejemplo. También hay familiares que por su modo de ser, los nervios o la cercanía del paciente, se muestran muy nerviosos, agitados y hasta agresivos hacia el personal sanitario, debemos ser pacientes, tolerantes, pero también muy duros a veces, y no por nuestro beneficio, si no por el del paciente. He visto a enfermos con crisis hipertensivas por ver a su mujer con un llanto desconsolado a los pies de la cama, también debemos ser duros en estos casos para evitar complicaciones. A pesar de todo lo expuesto, creo que es bueno, muy bueno en general, que los familiares, si la unidad lo permite y hay respeto por el trabajo de los sanitarios y de los otros enfermos, que pasen mucho más tiempo del que marcan muchos servicios o carteles. Por mi parte, y creo que por la de muchos compañeros más, no tengo ningún inconveniente en que me vean trabajar, o pregunten qué es lo que se le está haciendo a su familiar, está en su derecho a preguntar y en mi obligación de responder.

  14. BlancaUO says:

    Buenas tardes
    Yo tuve a mi hija de dos años en una situación angustiosa con una crisis grave de asma que no hacía mas que empeorar hasta acabar en UCIP.
    Por ser médico me dejaron estar. Hice lo que pude además de cuidar a mi hija y mantenerme tranquila (confieso q pedí X a una amiga y me lo dio): pegar los electrodos al niño de al lado :)
    Por la noche me dijeron que me tenía que ir. Mi hija estaba mejor pero verla llorar cuando me fui y encontrarla atada al día siguiente hace pensar que no fue lo mejor para ella quedarse sin mí.
    Ojalá no le pase a más gente.
    Saludos

  15. Toñi says:

    Me has hecho llorar… Mi hija pequeña estuvo ingresada 3 días, de los 3 a los 6 días de vida, por una fiebre que nunca se supo a qué se debía. La ingresaron en neonatología y sólo me dejaban entrar a las 9, 12, 15, 18 y 21 horas, que comparado con el horario de visitas de la UCI es un Qchollo… Qué 3 noches más horribles pasé. Qué absurdo no poder estar con tu hija. Qué impotencia. Qué rabia. Qué tristeza.

      • susana says:

        hola. buenas noches. he estado leyendo un poco vuestros comentarios. mi padre murió la semana pasada en la uci, de un hospital de valencia. me revienta pensar que le dió una parada cardiaca cuando estaba solo, porque no era horario de visita…luego estuvo en coma dos dias, hasta que finalmente murió. necesito luchar contra la restricción de estos horarios tan duros para todos, enfermo y familiares. creo que si dejaran pasar a un familiar por paciente durante todo el dia, los pacientes que se tuvieran que recuperar lo harian antes, y los que se tienen que morir lo hacen en paz. he pensado en hacer una petición en change.org, pero primero he de informarme sobre que ley regula estos horarios, y a quien he de presentar mi petición, es decir en manos de quien está el poder modificar dicha ley. si podeis ayudarme os lo agradeceria de corazón. gracias.

  16. Los padres no deberían tener ninguna limitación aunque hay que hacerles ver las normas básicas de funcionamiento desde el lavado de manos. Hay procedimientos que en UCI son un poco duros y que incluso al profesional sanitario le cuesta mucho llevarlos adelante. Presenciar una reanimación no creo que sea agradable para un familiar, o una intubación endotraqueal, o la colocación de un catéter subclavio o femoral, en la UCI el ambiente es tenso aunque se intente disimular o llevar de la mejor forma… No es lo mismo una UCI de tres camas, que una UCI de 10 o más camas, pasan cosas duras, es un campo de batalla de los pacientes y los profesionales contra la enfermedad (y contra la muerte).

    En la UCI que trabajo solamente puede entrar un familiar (padre o madre), pueden permanecer siempre, pero hay momentos en los que se les pide salir con la debida explicación. En otros momentos se corren las cortinas y eso quiere decir que algo serio está pasando, especialmente si se ve la movilización del equipo humano y recursos técnicos (he visto a muchos padres abandonar la UCI cuando eso sucede y creo que es sano para ellos)

    Siempre hay familiares que se quieren saltar las normas… En UCI saltarse las normas puede hacer la diferencia entre vida y muerte, así de sencillo.

    Ahora bien, una hora al día si me parece que no es justo para nadie en UCI, sea adulto o niño. Habrá que ver a qué se referían en concreto con esa normativa.

    • Muchas gracias por tu comentario y por todos los comentarios recibidos, sólo falta uno el del director de la Uci en cuestión, espero que si lee este tuyo Carlos no le cabra la menor duda de lo que debe cambiar. Gracias

  17. María says:

    Mi hija fue prematura. Nacion con un kilo y medio y estuvo más de un mes entre la UCI y la Unidad de Neonatos. Tanto en una como en la otra solo nos dejaban hacer dos visitas de media hora al día y solo dos personas, así que si queríamos que la conociesen sus abuelos o sus tíos teníamos que cederle uno de nosotros nuestra hora. La última semana “ampliaron” nuestro contacto y me dejaban intentar darle el pecho durante media hora. Hasta ese momento nunca había podido ni tocarla, ni cogerla en brazos… yo fui una afortunada, pero como la sala de lactancia era compartida, su padre no podía entrar. Nunca pudimos estar los tres juntos hasta que nos la llevamos para casa y cuando la veíamos teníamos miedo de destaparla, de ponerle mal la toquilla, de quererle ver sus piececitos porque era como si no fuera nuestra, si nos la prestasen una hora al día. El trato del personal era realmente amable, pero el protocolo en sí solo tiene una palabra INHUMANO. Sinceramente, creo que por lo repentino de su nacimiento me quedé un poco “volada” unas semanas y no lo llevé todo lo mal que lo haría ahora. Y es que sólo de pensar en tener que dejar a cualquiera de mis dos hijas una noche solas y asustadas en el hospital… Me muero!!!

    • Ana says:

      Hola, Maria. leyendo tu comentario he recordado perfectamente esos sentimientos que transmites. Yo tuve a mis mellizos a las 31 semanas y como la tuya pesaron un kilo y medio cada uno. Estuvieron 37 días entre la UCI pediatrica y neonatos y solo puedo decir que el trato por parte del hospital fue correcto, en general eran muy amables y trataban de entender nuestra difícil situación, pero aún así los horarios eran lo peor. Tener que dejar allí a tus hijos, volver a casa sin ellos fue lo mas duro que he vivido nunca. y cuando los veía sabía que eran mis hijos y los quería más que a nada en el mundo, pero me sentía como tu dices como si no fueran míos. Han pasado ya cuatro años de aquello y aún hoy al recordarlo, al visitar a alguien en el hospital, trato de evitar esa zona, trato de pensar en otra cosa o recordar alguna anécdota reciente y alegre con los niños como protagonistas, porque parece que el tiempo no hubiera pasado. De cualquier modo, tengo entendido que ahora en ese hospital no hay horarios de visitas.

  18. Jessie says:

    mi hija estuvo ingresada en el hospital Can Ruti de Badalona siendo bebé. Estuvo en una habitación y por tanto, pudimos estar con ella las 24 horas del día. En la misma planta, estaba la unidad de neonatos, con horarios de visita que permitían cada día 1 h y media repartidos en tres espacios de media hora. Me parece inhumano, ya no solo para los padres, sino para los bebés ingresados.
    Al igual que María, solo de pensar en los días en que mi bebé estuvo malita me pongo enferma yo también, verla sufrir, ver a otros niños ingresados que están peor que el tuyo, ver a los padres esperando en la puerta de neonatología… Pero en el momento en el que lo estás viviendo, te lo echas a la espalda y haces lo que tienes que hacer, hablas con los médicos, les das de comer, les aseas, les acunas, les das la medicación oral, … siempre hay cosas que hacer. Reconozco que el poder estar con mi hija siempre y poder cogerla en mis brazos, dentro de lo malo que es tener a un hijo en un hospital, es más reconfortante que tenerlo en una uci de “máxima seguridad”.

  19. Montse says:

    Impresionante! Y me refiero tanto a los horarios como a las historias aqui compartidas como al hecho tan inusual de que “desde dentro” se comunique el descontento por unas medidas tan INHUMANAS! Pero tambien entiendo que tiene que haber propuesta de mejora desde los dos bandos! A veces los padres podemos ser tan emocionales que entorpecemos la mejora del enfermo y el trabajo de los buenos profesionales!

  20. Ainhoa says:

    Me alegra mucho saber que haya profesionales que piensen así. Yo he estado delante de un cartel como ese, con el alma encogida y la lágrimas desbordándome los ojos, esperando para poder entrar a ver a mi hijo de diez meses. Y después, al entrar, se te escapan los minutos entre los dedos, mientras intentas agarrar una manita y transmitirle todo el cariño que puedes. Cuando se acaba, te tienes que ir apretando los dientes con su llanto de fondo estallándote en los oídos. Qué decir de la lactancia materna, los médicos dijeron que podía mamar si quería, pero con ese horario es imposible. Por supuesto que los padres tenemos que colaborar con el personal sanitario y hacerles caso, cómo no, si están salvando la vida de nuestros hijos. Pero este horario no tiene nada que ver con eso, sólo añade más sufrimiento. Por favor, horarios en las UCIs no, porque en ellos se nos va la vida.

  21. laura says:

    Muchas gracias Jesús por sacar este tema. Sufrí una separación de mi pequeña, ingresada en neonatología en el Hospital de Cabueñes, en Gijón. Además de la separación terrible, (bebés menores de 1 mes), horarios para tomas y, a estas alturas de la vida,cuestionamiento de la lactancia a demanda justo delante del póster promoviéndola… en fin. Método canguro? yo había leído tantas veces hablar de los beneficios del contacto constante con los bebés prematuros, y luego llegas y te das cuenta de que eso es ciencia ficción en algunos hospitales.
    Al final acabarán imponiéndose estas prácticas porque supondrán un ahorro en tiempos de hospitalización y tratamientos, lo cual no deja de entristecerme.

  22. Gracias Jesús por hacerte eco de la problemática que muchos padres nos vemos obligados a pasar. No puedo entender la necesidad de que un niño se sienta completamente solo, abandonado y atado. No puedo comprender que se permita que llore horas y horas. Mi hijo con 15 meses, cuando pasó por allí, se quedó afónico, se le secaron las lágrimas de tanto derramarlas, tenía cardenales en las muñecas de tanto tirar de las correas que le ataban a la cama, me rechazó, no me quería mirar y nos costó días de mucha paciencia y amor infinito.

    Cuando una persona, niño o adulto, está en cuidados críticos, un estrés añadido no le favorece en absoluto. Por eso considero que la familia, los padres, somos unas valiosas armas terapeúticas a tener en cuenta.

    Por supuesto que no todos los familiares son iguales, que hay personas menos respetuosas o más impresionables. Pero creo que poniendo todos un poco de nuestra parte esta situación es fácilmente mejorable. Así se demuestra en el Hospital Niño Jesús de Madrid, y como bien ha apuntado el Dr. Macías no por ser una UCI abierta a los padres tiene mayores índices de infección o riesgos.

    Me gustaría que el Hospital La Paz tuviera algo que decir al respecto, me gustaría que los directores, inspectores, coordinadores, salieran de sus cómodos despachos, se pusieran una bata y se dieran un paseo no solo por las unidades, sino por las salas de espera.

    Gracias de nuevo Jesús. Un abrazo.

  23. Silvia says:

    Soy enfermera y he trabajado en unidades pediatricas diferentes. No es dificil empatizar con los padres, menos aun cuando una es madre.
    Estoy totalmente de acuerdo en que en Ucis pediatricas no deberia haber horarios para los padres. Yo necesitaria estar al lado de un hijo mio en una situacion critica. Mi hijo necesitaria de mi tanto como los cuidados mas especializados. Es mas, creo que unos complementan a los otros. Habra que luchar por cambiar estas “normas”.

  24. Susana says:

    Yo tuve a mi bebé, prematuro, en el hospital de la paz. Tuvo que estar unos días en la UCI en la que estaba colgado este mismo cartel, y puedo atestiguar que se refiere a las visitas APARTE de los padres. Los padres podíamos entrar cuando quisiéramos, día y noche, aunque sí es cierto que te intentaban convencer de que fueras solamente para las tomas cada 3 horas “para que pudieras descansar”. Y por lo menos en mi caso, con bajar cada 2,5 horas, teniendo en cuenta que al ritmo que vas tardas casi 30 minutos, que luego estás allí otros 30-45 minutos, que tienes que volver a subir, que te tienes que sacar la leche después (otros 30 minutos), que también tienes que comer, etc…, literalmente no tienes tiempo para nada mas. Gracias a este horario de visitas que indica el cartel, pudieron conocer a mi hijo todos mis familiares y amigos más cercanos, siempre acompañados por mi marido, Teniendo en cuenta que eso supone 3 personas por niño, y que allí puede haber tranquilamente 10 niños, además de casi una enfermera por niño y un grupo de pediatras, me parece un horario tremendamente razonable. No nos olvidemos de que los bebés prematuros necesitan toda la tranquilidad del mundo, y que, por desgracia, muchos de los que están en la UCI tienen graves problemas de salud y hasta puede que no logren sobrevivir. Mi impresión de la UCI de la paz fue formidable, el trato de las enfermeras es tremendamente cariñoso y atento, y los pediatras son excelentes. Por supuesto, todo puede mejorarse. A mi me hubiera encantado poder adoptar el método canguro con mi bebé durante su estancia en la UCI, pero se negaba a comer, y tenía hipoglucemia, por lo que tenía que estar conectado a una vía. En resumen, la paz tiene un servicio de nenonatos excelente, y tremendamente permisivo con las visitas – que como he dicho, se refiere a otros familiares, no a los padres!!

  25. Hola Susana, discúlpame pero estás equivocada. Nada tiene que ver la UCI de neonatos de La Paz, con la UCI pediátrica general. Son dos unidades distintas, con normativas distintas. Como bien dices en la UCI de neonatología pueden estar los padres, como tu cuentas. Pero en la UCI pediátrica de la 1ª Planta del Hospital solo pueden entrar 2 familiares…. ya si son los padres o no es cosa de la familia, en el horario que la fotografía indica. ¿Y por qué tengo tanta seguridad? pues porque yo misma,como madre de un hijo operado y enfermo, he padecido esos rígidos horarios.

  26. susana says:

    perdonad he escrito mi comentario en mal lugar, junto con los del 9 de noviembre, y hoy es 20 de noviembre, si podeis leerlo, soy susana de valencia. gracias

  27. mtcae says:

    Efectivamente.Soy personal sanitario de la UCI Neonatal de la Paz.Allí no hay horarios para los padres.Pueden pasar con sus hijos todo el tiempo que quieran y puedan(algunos tiene otras cargas familiares que les impiden estar las 24h con sus hijos)Para nosotros es un beneficio añadido el poder contar con los padres en el cuidado y tratamiento de sus hijos.Sólo cuando hay una actuación de riesgo claro,se pide que salgan del box.El resto de familiares es el que tiene horario restringido porque es imposible que accedan tantas personas en cualquier momento,por salvaguradar la tranquilidad necesaria para los pacientes y su tratamiento.
    No sabeis cuánto agaradezco estas palabras a todos poruqe nosotros mismos no entendemos cómo unas planatas mas abajo y casi en las mismas circustancias,no ocurre lo mismo.Mas aún cuando se trata de pacientes perfectamente conscientes de la ausencia de sus padres con el sufrimiento que ésto conlleva.Desde luego tengo que afirmar por la experiencai vivida,que la evolución de los niños es mcuho mejor cuando tienen la tranquilidad de estar en contacto con sus padres,que es más fácil y placentero cuando puedes compartir con una madre o un padre los cuidados que brindas a su hijo y,que la seguridad y confianza que adquieren los padres al presenciar los cuiados a sus hijos,hace que disminuya el estrés traumático que se vive en estas situaciones.No encontramos mas que ventajas en trabajar en una unidad de puertas abiertas.Se mantienen unas normas de higiene y respeto,normales para estas unidades y es cierto que no se incrementan los epidosios de infección.Os animo a seguir luchando para reconvertir la forma de trabajar en todos los centros sanitarios y todas las unidades,tanto infantiles como de adultos por el beneficio que supone,tanto en la salud de los pacientes como en la reducción del gasto sanitario.Cuanto menor sea el tiempo de estancia de los pacientes,mejor pronóstico tendrán y menor gasto sanitario para todos.Humanizar la asistencia sanitaria es primordial para pacientes y trabajadores de la salud.Con todo mi apoyo y respeto,os animo a seguir luchando hasta conseguirlo.

  28. Hola, Susana! Soy Maria, de Castellón. Tuve a mi hija ingresada con 2 meses, durante tres semanas, con un horario como el de la foto. Cuando volví después de la primera noche la niña estava afónica.
    Yo también necesito luchar contra esto. Tal vez podamos ponernos en contacto para ver que averiguaciones vamos haciendo cada una, y ver si sé nos ocurre algo. Te dejo mi mail: msorlif@gmail.com

Deja un comentario