Huelga indefinida, me disculparán que no les atienda

La sanidad madrileña está en huelga, protestamos para que no se desmantele un servicio público fundamental, uno de los pilares básicos de la sociedad.

Tú ahora no lo entiendes, es más ni siquiera sabes leer esto, quien lo lee es tu madre o tu padre que lleva más de una hora esperando en la sala y se ha leído ya todos los carteles hasta llegar a este. Se que puedes estar llorando o molesto por la espera pero quiero que tus padres te cuenten que Jesús, tu médico, igual que otros médicos de Madrid están protestando para que en un futuro puedas seguir confiando en él.

Aunque ahora esten enfadados porque no me han encontrado en la consulta como siempre y porque tienen que esperar que un compañero de servicios mínimos le atienda y se acumulen las esperas, tus padres te contarán que Jesús quiere poder seguir mirándose en el espejo por la mañana, quiere poder seguir mirándoles a la cara a ellos, quiere poder seguir mirándote a ti a la cara dentro de unos años cuando lo entiendas y poder decirte que esta sanidad que todavía tenemos la defendimos todos juntos a costa de mucho esfuerzo cuando aquellos donnadie de entonces quisieron ponerla en venta y liquidarla.

Pido disculpas, sinceras disculpas por los trastornos y esperas, por no atender como he hecho siempre, aunque me quitaran un 7% de mi sueldo a primeros de año, aunque no me lo hubieran subido en los últimos 5, aunque no me vayan a pagar la paga de navidad, aunque me hayan aumentado dos horas y media de trabajo semanal por el mismo precio en fin por ser un 30% menos rico (me parece indecente decir, más pobre). Esto no es nada nuevo, seguro que le ha ocurrido igual o peor a tus padres o a algún amigo suyo, pero yo no protesté por ello, ahora protesto y pierdo más dinero, porque quieren quitar algo que es de todos, quieren conseguir hacer negocio con la salud, igual que quieren hacerlo con tu colegio o con la justicia.

Pido disculpas porque no se cuando volveré a estar detrás de la mesa y me levantaré a saludarte, a chocar los cinco como hacemos siempre, depende de la terquedad de otros, mi determinación creo que es justa, creo hacer lo correcto y defender ideales honestos, creo sinceramente en la sanidad de todos, donde los beneficios vuelvan en forma de mejores servicios y no en forma de dividendos para accionistas.

Quiero que en el futuro si te pusieras malito poder pedir cualquier prueba o mandarte cualquier medicamento para que te recuperes sin tener a nadie que me diga que no lo haga porque es muy caro. Quiero poder recomendar a tus padres que te vacunen para evitar enfermedades sin que las tengan que pagar a precio abusivo. Qué porras, quiero seguir viéndote de vez en cuando, y no tener que vivir del paro.