Mi niño lo pilla todo 6


ninos jugando

A estas alturas del año los niños ya lo han pillado todo o casi todo, ha habido desde el comienzo de la escuela gastroenteritis con vómitos y sin ellos, mocos continuos, tos blanda, seca, con mocos o sin ellos, alguna bronquiolitis, bronquitis e incluso neumonías. Un dolor de oídos que no deja dormir, que luego pasó a otitis, fiebres inexplicables de esas que los pediatras siempre decimos que son un virus. Las consultas están abarrotadas como si regalaran algo, las urgencias del hospital te reciben con no menos de dos horas de espera, es desesperante.

Es la historia de todos los años, y los padres lo admiten unos mejor y otros peor, hay padres entrenados y sabios como a mi me gusta llamarlos, que se informan leyendo esta revista o en internet o redes sociales, o en mi grupo de Facebook, o incluso están en Mamicenter, saben identificar cuando esperar y cuando salir corriendo o como solucionar los pequeños problemas que van surgiendo día a día. Otros son más de acudir a urgencias a la más mínima, sin asumir responsabilidad alguna, que se lo den todo hecho los profesionales.

Pero el problema que quería comentar hoy es cuando todas esas “itis” y todos esos inconvenientes recaen en el mismo crío. Desde que nació y eso que le dio lactancia materna exclusiva varios meses, tiene dermatitis atópica, una piel de lija que les ha hecho gastar una fortuna en cremas y el niño sigue rascándose. Cuando dejó la teta presentó una urticaria enorme, con lo que le diagnosticaron de alérgico a proteínas de la leche de vaca. Una bronquiolitis con 4 meses le tuvo una semana ingresado en el hospital y desde entonces cada vez que se acatarra hace unos cuadros de broncoespasmo que no pocas veces termina en urgencias enchufado al oxigeno y al ventolin, el huevo también le dio alergia aunque más leve, los frutos secos ni de lejos los puede ver. Se le sale el codo cada vez que lo sujetan cuando en una rabieta se tira al suelo. Pesar, con todo esto no puede pesar mucho, con lo que la familia y las abuelas sobre todo, están preocupadas no se lo lleve un aire de lo flaco que está. Y por supuesto desde que tienen que llevarlo a la guardería porque los dos padres trabajan no ha dejado de tener mocos, otitis tras otitis, una gastroenteritis que también le llevó al hospital, moluscos porque va a la piscina del cole y ya se sabe que a los atópicos les salen con más facilidad. Y el remate fue la varicela que como no se puede vacunar pues la ha pillado, una semana en casa, de locos.

No es que sea un exagerado, estoy pensando en varios de mis pequeños pacientes de la consulta, no es raro lo que cuento y seguro que más de una se habrá sentido identificada, y pensareis:

Este niño ¿tiene algún defecto de fábrica? seguro que ha salido a su padre (hágase notar que cuando el niño hace algo bien es por la herencia de las madres y cuando el niño es feo o raro siempre es culpa de la línea paterna)

Es desesperante de verdad, parece un camino de obstáculos difícil de gestionar laboralmente, con los abuelos, con el propio devenir de que el niño siempre esté malo surgen dudas a diario ¿le pasa algo? ¿qué hemos hecho mal? Algunos padres lo intentan atajar acudiendo a la farmacia o a las pseudociencias, allí están vendedores de milagros y charlatanes para ofrecer homeopatía, vitaminas, engordantes para cebar al niño, minerales por si falta algo, defensas en forma de yogur y otras bobadas.

Los niños son así, su sistema inmunitario está en formación, tienen que entrar en contacto con cientos de virus y alergenos que irán reconociendo poco a poco, integrándolos en un sistema cada vez más inteligente y perfeccionado. Unas veces reaccionan exageradamente como en las alergias hasta se amortigüen, o pasan por todo esos procesos de la infancia para nunca más volver a tenerlos porque ya guardaron memoria inmunológica duradera. Las vacunas les ayudan a estimular esas defensas y hacer un sistema más potente y sabio.

Sabemos que es un transito y que a los 4 o 5 años no se vuelven a poner malos hasta que en la adolescencia empiezan a reconocer su cuerpo y todo les parece que funciona mal. Granos de acné, dolores aquí y allá, palpitaciones, el pezón les molesta, la rodilla parece que se ha hinchado de jugar al fútbol, gases y estreñimientos por comer tantas chuches y comida rápida, pero esos serán otros tiempos.

 

 


Deja un comentario

6 Comentarios en “Mi niño lo pilla todo

  • Fernando Calatayud Saez

    Hola Jesus
    Este fin de semana he asistido al taller que diste sobre medios sociales en pediatria.
    Fue muy interesante tu experiecia y tus indicaciones.
    Estoy iniciando una web de pediatria y nutricion y por eso te sigo. Quiero poder trasmitir los conocimientos que junto con mi hija -nutricionista- hemos ido adquiriendo en estos ultimos años.
    Husmeando en tu blog, he leido este post sobre la impotencia que sentimos los pediatras frente al mogollon de “itis” (otitis, sinusitis, bronquitis, etc.) que acontecen en los primeros años de guarderia.
    Precisamente hemos presentado en el congreso una comunicacion en la que relacionamos a los niños con mocos verdes persistentes, toses nocturnas recalcitrantes y diagnosticados de sinusitis, con el abandono de la dieta mediterranea.
    Creemos firmemente que el consumo de alimentos no adecuados para el consumo humano, no solamente produce cancer, como nos esta diciendo la OMS durante estos dias, sino que tambien altera y desconfigura los sistemas defensivos del organismo.
    No solamente la carne roja, y los derivados carnicos procesados, sino tambien el exceso de proteina animal, las harinas refinadas faltas de fibra, y los precocinados industriales.
    Estamos iniciando una web, en la que compartimos de forma gratuita y desinteresada nuestros conocimientos de nutricion y nuestros estudios en este campo.
    Una alimentacion adecuada basada en la Dieta Mediterranea Tradicional, puede prevenir, mejorar e incluso curar, muchas de estas enfermedades.
    El sistema inmunitario esta desquiciado y deajustado.
    Hay una hiper-respuesta a pequeños estimulos infecciosos, por el desajuste del sistema inflamatorio.
    Tras un pequeño periodo de ajuste alimenticio, observamos una adecuada respuesta inmunitaria en forma de una mayor resistencia a las “itis”, es decir a la inflamacion.
    Te propongo a ti y a tus lectores que hagais una prueba con Dieta Mediterranea Tradicional. Ademas de ser economica, es una de las mas exquisitas, y fue seguida por nuestros abuelos y todavia nos resulta muy familiar. ¡Creo que os va a encantar!
    Un saludo afectuoso de Fernando Calatayud Saez
    Pediatra en Ciudad real. Web: pediatrianutricional.com

    • Jesús Martínez Autor

      Muchas gracias Fernando por pasarte por esta mi casa, todo un honor. Estoy contigo en que la alimentación tiene una importancia que las sociedades desarrolladas no le dan, las enfermedades como alteración de la inmunidad y las defensas del organismo son un todo, y al fin y al cabo el cáncer no deja de ser una alteración de las defensas al igual que todas las -itis, y como tal conjunto se ven afectadas por gérmenes que no son omnipotentes y solo pueden atacar cuando encuentran un campo abonado, no solo por agentes agresivos como el tabaco o el alcohol o el amianto, o factores donde intervienen neurotransmisores como en la depresión, sino también por dietas excesivas en carnes tratadas como dice la OMS o por dietas desequilibradas como muy bien apuntas. Yo pertenezco a esa generación de las legumbres que ahora tanto escasean, en mi casa un día se comía lentejas, otro judías blancas, otro pintas, otro garbanzos y el viernes empedrado con los restos de la semana. Dicho esto !Viva el chuletón de Avila! pero no a diario que no hay colon ni bolsillo que lo aguante.

  • Joana

    Bueno, mi mayor podría ser el niño del articulo, solo que no hemos llegado al oxigeno en el hospital y la varicela, que aunque vacunado la pasó con 4 granos. Por lo demás, clavado al del articulo! sobre todo con el peso y la abuela paterna en este caso. La materna ya sabe de que va, aquí una servidora no engordaba ni pasando el verano con las abuelas, y aquí estoy con casi 40 años y buena salud (y flaca).
    Gracias a este articulo veo la luz al final del túnel, ya tiene 4 años y medio 😉
    Gracias Jesús por demostrarnos que nuestros hijos son completamente normales, que nadie muere de hambre con comida delante y que se puede llegar a vivir con los mocos y las tos y no morir en el intento. GRACIAS.