El deporte infantil ¿Hasta dónde? 3


¡Cómo me gusta el rugby!

A todo el mundo le ha dado ahora por hacer deporte, los médicos de adultos recomiendan encarecidamente hacer deporte, los pediatras insistimos que los niños hagan deporte, hasta el titular que he puesto a este artículo chirría y seguro que me cae algún comentario resaltando mi desatino y poco juicio.

Pero desde el albor de la historia cuando los chamanes, brujos, galenos, barberos o cirujanos apreciaban en la sociedad que algo era malo y se sostenía en el tiempo creaban una especialización de su sabiduría para poder ahondar en el conocimiento, desligándose de los demás colegas, así hemos asistido en los últimos años a todo tipo de especializaciones; como los alergólogos que descubrieron que algunas personas interaccionaban mal con su entorno, ginecólogos que descubrieron a la mujer y sus múltiples posibilidades de acojonarla para que se hiciera pruebas de todo tipo, psicólogos y psiquiatras que vieron el poder y la debilidad de la mente humana, etc. Una larga lista de la que me gustaría destacar dos actividades altamente peligrosas que llevaron, como no, a su especialización médica y que son el trabajo y el deporte.

Que el trabajo es peligroso nos lo recuerdan a diario sindicatos y comités de empresa ante el gran número de accidentes ocasionados durante el horario laboral e incluso durante los desplazamientos a tan preciada actividad; surge la medicina de empresa.

Y el deporte, que ha generado múltiples subespecialidades, no solo la medicina deportiva, sino también fisioterapeutas, osteópatas, masajistas, personal trainers, “couchs” y de mi época el doctor Pirri y el dr. Corbalán, compañeros de facultad. Es una actividad peligrosa en si misma desde varios puntos de vista, sobrecarga muscular, sobreesfuerzo de articulaciones, lesiones y fracturas de todo tipo por contacto, caída o fatiga tisular, competitividad disfrazada con la manida frase de lo importante es participar, frase que solo repiten los que han perdido, fracasados que la utilizan para consolar su ineptitud y mediocridad.

Yo me pregunto como éticamente puedo recomendar hacer deporte a tiernos infantes con el pretexto de evitar la obesidad o hacer una vida sana. Pues no, no es sano el deporte, no me atrevo a incitar a mis pequeños pacientes a inmiscuirse en ese proceloso mundo deportivo, con riesgo para su futuro y daño para su integridad, abocarlos a consultas con el especialista en medicina deportiva de turno porque no había meditado lo suficiente sobre las cosas que siempre hacemos sin pensar.

Recapacitemos, antes de mandar inconscientemente a los menores al padecimiento innecesario, al riesgo psicológico y social de la incapacidad, meditemos sobre lo óptimo y lo cabal.

¿Qué es lo realmente malo y penoso para la salud?¿De qué debe huir la infancia para evitar la obesidad?¿Qué es lo que fomenta su desarrollo saludable?

El gran mal de la infancia en nuestro días se llama sedentarismo, genera obesidad que unido a malos hábitos alimentarios crearán en el futuro gordos con grasa y azúcar en las arterias, candidatos al infarto prematuro o a la diabetes. Hoy día la calle no existe, los niños van del colegio a la consola o a hacer mil deberes en interminables horas de estudio, horas de colegio que se prolongan con inútiles extraescolares diseñadas para cubrir el tiempo que la no conciliación laboral y familiar de los padres impide. El juego de patio y calle, la sociabilización en el parque, el ir y volver al colegio andando, el club social para los mayorcitos o los paseos arriba y abajo en busca de algo en que pasar la tarde se convierten en sedentarios juegos de consola compartiendo intereses con no se sabe quien puede estar al otro lado de la línea telefónica.

Hay que huir del sedentarismo, pero de ahí a lanzarlos al deporte hay una zona intermedia que tendríamos que recuperar, reivindicar espacios seguros en las ciudades, otra forma de construir y diseñar nuestro entornos, eliminar tareas escolares fuera de horario laboral igual que exigimos nosotros en nuestro trabajo, no a las jornadas infantiles de 12 horas.

Sí a una conciliación laboral y familiar real, que nos permita jugar con nuestros hijos, no hacer los deberes con ellos, no, jugar, visitar lugares, participar en actividades ciudadanas y de barrio, permitirles que aprendan con nosotros, que desarrollen su capacidad intelectual y sus valores con nuestro ejemplo, que para eso son nuestros hijos y nos propusimos un día criarlos en sabiduría y honestidad, no aborregarlos en actividades repetitivas físicas y competitivas como el fútbol, donde prima más el músculo que el cerebro y que les abocará a un futuro de desastre, a no ser que sean del Atleti #AupaAtleti.

 

Publicado previamente en el Huffington Post con el título El deporte no es bueno

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 ideas sobre “El deporte infantil ¿Hasta dónde?

  • Roser

    Pues si. Me gustaría criticar-te y decirte que… pero es que no me sale. Me sale un “pues si”.

    Y soy la primera a quien le gustaría que el niño fuera a la piscina (pero al bb tanta agua le espanta y no se separa de mi bañador).

    Y papá es el primero que quiere que haga judo para que aprenda a caerse (con lo bien que se cae solito: 15 meses y casi nunca se hace daño, ya).

    Pero supongo que los padres no podemos evitar querer que a los hijos les guste lo mismo que a nosotros, y nos esforzamos en intruducirlos en nuestros deportes con la primera excusa que se nos ocurre, a ver si cuela.

    Pero ciertamente, con un niño que no para de moverse en todo el día, la obesidad no nos preocupa. Ya nos ocuparemos nosotros de que no se le acabe el fuelle!

  • Xènia

    Muy interesante el tema que propones. Y me gustaría añadir una cosa que escuché en un documental de la BBC (en realidad eran una serie de documentales que se llaman ‘the man who made you fat’ y ‘the man who made you thin’ en youtube seguro q estan si alguien quiere verlos). En estos documentales se habla de como y porqué cada vez somos más obesos y como nos toman el pelo con fomras de adelgazar. Y hablaron de unos estudios q se estan haciendo en el reino unido en la población infantil. Los médicos detrás del estudio estan revisando la relación entre sedentarismo y obesidad. La base es que la relación entre obesidad y sedentarismo existe, pero lo que estan cuestionando es si realmente la obesidad es el resultado del sedentarismo o al revés. Es decir, los niños estan ‘gordos’ porqué no hacen deporte, o simplemente es que los niños más ‘gordos’ no hacen deporte porqué les cuesta más. Me pareció muy interesante, y una excusa muy buena para quedarme un rato más en el sofá y no salir a correr después de trabajar 😛

  • Verónica

    Después de mucho entrenar, porque me gustaba y mis sufridos padres me llevaban al polideportivo, pasados los 40 estoy viendo las consecuencias de aquello, tengo según el traumatólogo una rodilla y un tobillo muy operables, como me dijo un fisio una vez: “el deporte sólo da tullidos y lisiados”.
    Sin llegar a esos extremos, lo que me gustó en un partido de futbol infantil al que fui, era un letrero del entrenador: “si quiere un campeón en la familia, ya sabe, haga ustéd deporte”. Muy acertado.
    También decir, que muchas veces los niños no bajan al parque por comodidad de los padres, y algunos de los que bajan se pasan la tarde sentados en el banco dándole “a la sin hueso”, y algunos mucho más jóvenes que yo, a veces se sorprenden que una moza de mi edad que podría ser abuela, se pase la tarde corriendo al balón, bajando por el tobogán o en el columpio con mi nene de 4 años, al igual que cuando lo porteaba en la mochila cuando paseaba a mis dos perros, no lo hemos metido a ninguna actividad, ya elegirá el si quiere, pero procuramos que pasee, explore y pase tiempo al aire libre, y socialice en lo posible.