Historias de consulta (los mocos)

consulta mocos

Madre.- Buenas tardes Doctor, mi bebé tiene mocos.

Dr.- Ya…

Madre.- No tiene fiebre. Le tenemos que limpiar constantemente.

Dr.- Bien, Tenga un kleenex……silencio……¿quería algo más?……..silencio…….

Hasta aquí una parodia de una consulta tipo en pediatría. Una consulta que todos los pediatras vivimos a diario y que a buen seguro no respondemos así, aunque ya nos gustaría. Lo hemos visto más de una vez en las series televisivas y hemos pensado que ya nos gustaría poder hacerlo. Más de uno, me consta, que lo ha hecho, yo lo hago con frecuencia, unas madres lo entienden, otras se enfadan.

La entrevista clínica en pediatría no se realiza con el enfermo, evidentemente, se entrevista a los padres, se les pregunta sobre lo que ellos piensan que le ocurre a su retoño. Proyectan sus miedos “no sea que se le vaya a bajar al pecho” otras veces repiten mitos adquiridos a través del tiempo “son muy verdes estos mocos” luego el germen debe ser muy feo cuando menos. En ocasiones el progenitor que consulta preferiría no hacerlo porque entiende que es una tontada “dirá usted que es una tontería” pues si, lo digo, o mejor lo pienso pero no lo digo, y usted también lo piensa, pero por no oír a su madre o a su pareja, traga y se encamina al centro de salud con el mocoso para no oírlos.

Cuando entran por la puerta esos padres amorosos con su bolita de niño, esos mofletes regordetes, esa carita que rebosa salud, 5 o 6 capas de abrigo que no le han quitado durante los 15 minutos en la sala de espera, que el niño tiene ya los ojos como un pescao cocido. Pero eso si, asomando tímidamente por un orificio de la nariz se atisba lo que parece que es algo líquido y transparente, un moco.

Llegados a este momento y ya desde la puerta todavía con un servidor saludando a los padres ya he visto con el llamado ojo clínico que el niño no presenta patología grave. Nos sentamos y la madre en este caso toma la palabra y dice aquello de que “mi niño tiene mocos”. Entonces se confirman mis temores, efectivamente vienen para una tontada, pero uno tira de empatía, educación recibida en colegio de curas y trayectoria profesional y comienza la entrevista clínica. Con mi ojo clínico ya sabía que no tiene disnea, ni tiraje al respirar. El color de la cara, lo poco que asomaba debajo del verdugo y los abrigos con orejeras, me dejaba entrever que no presenta cianosis (labios azules), palidez o cualquier otra alteración de la circulación y oxigenación sanguínea. He podido observar con un primer “coup d’oeil” (vistazo) que no tiene taquipnea, respiración agitada o todo lo contrario. Además gracias a mi exquisito trato y dedicación abnegada he confirmado con las palabras de la madre que su preocupación se dirige exclusivamente a los mocos ¿por qué? porque no hay otra cosa, signo o síntoma que la haya llamado la atención. Ese es el dato más relevante, la percepción de la madre. Hay que estar muy atento a lo que le preocupa a una madre, porque de una u otra manera siempre tendrá razón y caso de no hacerlo nos arrepentiremos de no haber escuchado con atención.

Bien, ya tenemos todos los datos, tenemos el diagnostico confeccionado, ahora tendríamos que dar nuestro veredicto final y despedirnos cortésmente, pero no, hay un algo, una costumbre, un “savoir faire”, un no se que, que nos impele a tener que hacer algo para justificar nuestra sabiduría y entonces decimos aquello de “… bien, vamos a la camilla de exploración…” ¿pa qué?¿qué necesidad hay? si ya sabemos lo que vamos a encontrar ¿por qué agredir al pequeño con un palote para ver las amígdalas?  ¿qué esperamos encontrar en esos oídos? ¿una mina de oro? ¿qué escuchamos con tanta atención en esos bronquios? Si ya nos lo dijo la madre, sólo tiene mocos.

Por favor escuchad a las madres, hablemos con los padres y no perdamos el tiempo en paripés inútiles. ¿Acojona verdad? es más fácil dar una receta con algún jarabe y solucionado el problema. ¿Cierto?

53 thoughts on “Historias de consulta (los mocos)

  1. Gracias Jesús por esta entrada, muy ilustrativa de lo que debe ser la vida en consulta. Lo que ocurre es que imagino que los padres muchas veces no deben tener criterio para decidir si hay o no un problema puede ser?

    • Todos a lo largo del tiempo y del aprendizaje desarrollamos habilidades, el ser padre debería llevar implicito el autocuidado de los menores a nuestro cargo y eso requiere un cierto entrenamiento que la sociedad actual desprecia. Cuando uno se compra un coche adquiere un cierto aprendizaje y una precaución para no llevar el auto al taller por cualquier cosa, aprende a detectar cuando hay problemas ¿por qué? pues a lo mejor porque te van a dar el palo con la factura. En la salud hoy día hemos delegado nuestros autocuidados al profesional. Que sea el maestro el que eduque, que sea el pediatra el que cure, el abogado el que me saque de cualquier problema…. Estamos perdiendo como especie hasta lo más fundamental, que es el instinto de protección de nuestra prole.

      • Jesús, pero un padre no puede de pronto tener una iluminación divina, ¿no? ¿Quién puede/debe darle esa formación, que seguro que la mayoría agradecen? Estoy de acuerdo en que lo ideal es que fuera una formación anterior al parto, para no cargar las consultas. Pero incluso en ese caso, deberían liderarlas profesionales sanitarios, médicos o enfermeras, ¿no? Eso me despierta una duda: ¿no hay nada al respecto, ni siquiera privado?

  2. Si no exploras al niño de arriba a abajo, parece que no haces nada. Hace poco, en urgencias, en una consuta de de este tipo (niño con mocos con un estado general envidiable),me limité a auscultar a la criatura para cerciorarme de que no hubiera broncoespasmo y la madre (de determinada etnia muy demandante y desconfiada) me dijo que si no le iba a mirar la garganta y los oídos. A mí, en este tipo de situaciones, me entran ganas de jurar en arameo y mandar a los familiares a hacer puñetas.

  3. Perdón, imagino que no es la intención del artículo, pero alguien menos bienpensado podría opinar que la entrada destila soberbia, paternalismo y suena a que nunca se planteó usted que trabajaría con seres humanos. No se supone que se forme a un médico durante 10 años para que se dedique a decidir lo que pasa a un paciente “de un vistazo”.

    Si lo que sucede es trivial, parte de su trabajo es explicárselo a la madre y tranquilizarla. Porque usted SABE que es trivial, ella no, por eso acudió a la consulta del profesional en el que confía. Hizo bien, ¿no? ¿O es que todos deberían hacer una carrera sanitaria para no necesitarle a usted? ¿Prefieren que los padres acudan a curanderos? ¿Los criticarían menos entonces?

    • Estimado Alain, soberbia seguro, paternalisno no, todo lo contrario. Paternalismo ha tenido la pediatría a raudales, ahora los tiros no van por ahí, ahora la idea es devolver al poder al paciente, empoderar al paciente, en este caso a los padres del inocente. Como le comentaba a Jesús Jarque aunque os resistais, deberéis poneros la neurona y aplicar autocuidados con vuestros hijos. No vale el quitarse el muerto de encima y decir yo soy periodista, no soy médico. Ser padre es mucho más que eso, es actuar como protector y si no tienes la seguridad y la sabiduría te la buscas, pero tu obligación es la de proteger tu manada

      • Como decía en el comentario anterior, alguien tendrá que formar a los que no saben. Empoderar al paciente es escucharle y colaborar con él, no decidir unilateralmente qué debe asumir el paciente… Eso es lo de siempre. Y no entro en si es justo o no: es una actitud que no va a cuajar, la gente no “comprará” esa actitud y seguirá saturando vuestras consultas.

        Tampoco ayudará la falta de empatía. Esa gente a la que parece usted reprochar que no sepan de salud se “pone la neurona” a diario para muchas cosas, y tienen habilidades que en algunos casos son tan complejas como las de un médico. Simplemente, ellos han decidido no ser médicos, igual que a usted no se le exige que sea ingeniero de telecomunicaciones. ¿Que el SNS debería organizarse de otro modo y dar prioridad a la educación para salud? De acuerdo. ¿No es la educación para la salud parte de las funciones de AP?

        • Me temo estimado Alain, que estos artículos y otros como este y toda la labor dospuntocerica que nos embarga va en la línea de dar respuesta a la inacción de las instituciones, más ocupadas en vender medicamentos y remedios para que la población no tenga que pensar.

  4. Teresa says:

    Soy médico de familia pero no pediatra, no suelo ver niños pero sí muchos adultos con patología similar (muchos de ellos, padres que llevan a sus hijos a la consulta del pediatra “por mocos”). Más de una vez he comentado entre mis allegados pensamientos similares a los descritos por el autor. En respuesta a Alain Ochoa, me gustaría añadir que en la mayoría de las ocasiones los padres que acuden a las consultas por estos motivos (para ellos o para sus hijos) evidentemente buscan que alguien les tranquilice, pero evidentemente, con una media de 6-8 catarros/año, guarderías, etc…, han visto mocos “para aburrir” y en muchos casos les han explicado en diversas ocasiones síntomas de alarma (añadidos a “los mocos”) por los que deben consultar.
    Al final, la mayoría exploramos a nuestros pacientes aún conociendo el diagnóstico y su posible “trivialidad”, la mayoría explicamos a nuestros pacientes (y en muchas ocasiones “re-explicamos”) los síntomas y tratamientos y todos, pacientes y profesionales, empleamos un tiempo maravilloso en algo que probablemente no es necesario. A estas alturas, ¿de verdad cree que un curandero tiene remedios para los mocos y los catarros existiendo empresas tan potentes como las farmacéuticas que sólo pueden ofrecer tratamientos para aliviar los síntomas en lugar de curar estos procesos? ¿de verdad cree que no decimos esto a nuestros pacientes?
    Pero luego resulta que “perdemos mucho tiempo en las consultas” y “de todo le echamos la culpa a los virus”… Así se escribe la historia.

  5. En esto estamos de acuerdo. Pacientes y médicos estamos juntos en eso, seguro que todos agradeceríamos una educación para la salud bien estructurada y previa a la paternidad. Ganaríamos todos.

    Gracias por la entrada, es enriquecedor leer las reflexiones sinceras de los profesionales, como la que usted ofrece, y siempre un placer debatir.

  6. nuria del amo says:

    Pues a mí me ha echado mi pediatra la culpa por todo lo contrario, he aprovechado que le tocaba al peque la revisión de los seis meses para comentarle unas cosillas: que creo que el niño tiene fimosis y que me recomiende algo para la costra láctea, que lo que me han dado en la farmacia no le va muy bien, respuesta: broncazo porque el niño si tiene fimosis, aunque no ha tenido ninguna infección tenía que haberlo llevado antes y porque además de costra láctea, en la cabeza tiene plagiocefalia, yo creo que lo que tiene es la cabeza como al familia de su padre, pero bueno, a pesar de haberle visto desde que nació en todas las revisiones, ahora decide que vamos a esperar a que tenga diez meses para valorar si hay que derivarle a un especialista y ponerle un casco corrector. En definitiva, siendo sanitaria, no llevo a mis hijos al médico por mocos ni nada de eso, tal vez peco de “pasota”, pero ahí están los dos estupendamente. Total, que va una para revisión y vacunas y sale con una cirugía y un casco craneal, que vida esta…

    • Un mal día lo tiene cualquiera, jejeje. Las revisiones del niño sano son otro capítulo de inutilidad sanitaria pero eso será objeto de próximos artículos. A parte de vacunaciones, contadas con los dedos de la mano de un manco son las intervenciones que tienen una utilidad contrastada y una evidencia de eficacia. Tu cirujano te operará o no, debida o indebidamente, el ortopeda le disfrazará de astronauta, pero su cabeza evolucionará igualmente y al final se parecerá a sus progenitores como muy bien opina su madre. ¡¡¡¡Haced caso a las madres!!!

    • alesmismo says:

      Cirugía años 6 meses para una fimosis que suelen tener casi todos los recién nacidos y que desaparecerá en la inmensa mayoría de los casos? Es un tontería tan tonta como lleva a un niño de un mes al rehabilitador porque no anda o al logopeda porque no habla. Mira que decimos veces lo peligroso que es ir sano al médico…

  7. Marta says:

    A mi me ha gustado mucho el articulo. Hace un par de años un doctor me dio una muy buena respuesta a mi pregunta de como hacer para saber cuando es importante llevar al medico a mi hijo. Me dijo: “lo importante es el estado general, si el niño tiene ganas de jugar, no necesita de un doctor”
    Y de momento nos ha ido estupendo.

  8. Isabel says:

    Yo creo que también podría aportar algo al debate. En mi experiencia, puedo decir, casi con seguridad, que los padres conocen el estado de salud, o de enfermedad del niño. Y he visto muchas veces como, estando la sala de espera hasta la bandera, y sin triage previo, las madres han dejado pasar al que venía malito. Quien les ha dicho que el que venía entrando estaba peor que el suyo??. Esa iluminación divina de la que habla el Sr Ochoa??. No, el sentido común. Y por supuesto que comparto la apreciación de Jesús en el sentido de que hemos descuidado, y el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra, no sólo los temas básicos de salud, sino también de educación y crianza. Es nuestra obligación como padres velar por la supervivencia de nuestros descendientes. Y esto incluye enseñarlos, incluido el propio ejemplo, las nociones básicas de autocuidados y convivencia en sociedad. Todas las deficiencias en este sentido no pueden ni deben ser achacadas a los profesionales ni al sistema. Y cada uno de nosotros debe ser consciente del rol que desempeña en su casa, su trabajo, como amigo, hermano, padre, etc y asumir esa responsabilidad

  9. Platt says:

    Jesús, te tengo en un altar. Otro post tuyo más para imprimir y repartir a mi madre y a mi suegra. Éste, en concreto, sobre las “n” capas de ropa y el momento “qué poca ropa lleva este niño, porque, claro, como tú siempre tienes calor y vas tan desabrigada…”. Mi máxima siempre es ponerle a él una capa más de la que uso yo normalmente. Y, normalmente, se la suelo tener que quitar. Porque con 5 años lo que más le gusta es correr por la calle, jugar al balón y saltar donde pille. Mi siguiente experimento va a ser ponerle a ellas 5 capas de ropa, y ponerlas a correr con él, a ver si cogen el “conceto” de una vez.
    Sobre los mocos, doy fe que siendo madre de niño prematuro, al principio acudí alguna vez a la consulta un poco histérica y con alguna menudencia. Pero los años, la experiencia y conocer a tu hijo al dedillo ya te hace ver que no, que para ciertas cosas es mejor ir al Mercadona, comprar kleenex, que arriesgarte a pasar la tarde en una consulta de pediatría donde lo más probable es que más que curarse, se lleve a casa algo que no tocaba.
    Gracias !!!!

    • Platt me anoto el experimento que propones de poner las 5 capas de ropa y poner a correr a esas personas que no cogen el “conceto”. Por otra parte tienes mucha razón y es algo que digo a menudo vienes para una tontería y te llevas lo que no tocaba.
      Más razón que una “santa” tienes.

  10. Hola Jesús y a todos. Que conste que yo no quería crear ninguna polémica y como ni tengo hijos ni voy al pediatra, la pregunta comentario inicial era simple curiosidad, que a uno le gusta aprender.
    Mira por dónde que yo pensaba que la cosa era al contrario: papá y mamá “sabidillo” con las hojitas impresas de google diciéndole al pediatra:
    -oiga doctor, que a mi hijo lo que le pasa es esto, mientras entrega las hojas impresas.
    -Así que ya le está usted haciendo esta prueba y recetándole esta otra medicina.

    Pero veo que no es así, que es justo lo contrario. Me imagino que es lo que dice Jesús, que después de unas cuantas citas, el pediatra o la pediatra te enseña cuándo los mocos son preocupantes o cuando no.

    Gracias.

  11. Hola. Es la primera vez que leo tu blog y quiero felicitarte por este post.
    Soy médico de atención primaria en un centro de salud en Valencia, pero también médico de atención continuada donde atiendo a niños de urgencias. La mayoría de estas suelen ser mocos, mocos y más mocos. El problema es que, aunque veas claramente que el estado general del niño es perfecto, les exploras de arriba abajo, sobre todo porque piensas… Si ha tenido que venir a urgencias, es porque debe haber algo más.
    Creo que hacer una educación en la salud, dentro de lo limitado del tiempo en las consultas, es imprescindible para dar a los padres seguridad ante patologías banales y, así, evitar la saturación de las consultas. Eso al menos intento yo.

  12. lala says:

    Pues si a mí un médico me hace el chistecito del pañuelo,
    le pongo una reclamación en el libro del centro. Si mi miedo por
    los mocos del bebé es infundado, lo que tiene que hacer es
    explicarme porqué no debo temer. Está ahí para atender al paciente
    e informarlo de la enfermedad, no sólo para pasar el rato haciendo
    recetas de paracetamol.

    • Permiteme analizar tu comentario para intentar sacar algún aprendizaje. Si me pones una reclamación tú te quedas más contenta, yo también porque me hace gracia, pero y tu hijo, ¿qué saca de beneficio? Te tendrás que buscar otro médico porque no sería lógico que volvieras a ver al gracioso, ni el reclamado te mirará con buenos ojos, así que vuelve a perder el muchacho. Además tu no has aprendido nada con el incidente y volverás a ir a consulta de otro médico con un moco en la nariz y a lo mejor te manda homeopatía y jarabes y vitaminas y algún preventivo por si acaso y al final quien pierde….tu hijo que se tiene que tomar toda esa mierda.

      • raquel garcía says:

        ¿Debe esto animar a no poner reclamaciones por miedo a que el reclamado no mire con buenos ojos al hijo? Quizá el que reclama no aprenda nada, pero ¿no deberia aprender algo el reclamado? La reclamación no debe ser vista como un ataque sino como una oportunidad de mejorar. ¿No dice nada el juramento hipocrático sobre esto?

  13. María says:

    Cuando estás en la sala de espera y ves a uno lleno de granos,a otro que ni se mueve,otro llorando y con suerte alguno a punto de vomitar es cuando te das cuenta de lo bien que estabas en tu casa con tu hijo/a,con todo bien ventilado,mucha agua y a ser posible nada de calefacciones…

  14. Economista says:

    Pues mire. Yo no llevo a mis hijos al médico cuando tienen mocos porque no tengo tiempo para perderlo en la consulta y que me digan lo que ya sé. Los llevo cuando se dislocan el codo o hay que vacunarles. Los mocos duran lo que dura el curso académico. Y al médico se cuando se está enfermo, no cuando se tienen mocos. Teniendo en cuenta que la mitad de las enfermedades de la infancia ya no existen, no conviene ir con niños a sitios de enfermos. Dicho lo cual, la pediatra de mi centro de Salud es una mujer maravillosa a la cual admiro y respeto mucho. Como para llenarle de mocos la consulta…

  15. Cira says:

    Estimado Jesús, leyendote me descubro como “madre pasota”. Quiero decir que yo soy de las que tira de pañuelos y agüita de mar, tanto es así que mi hija solita desde que se nota algo de mocos ya saca el agua de mar y lo utiliza.En cuanto a las revisiones anuales, las agradezco, sobre todo porque la nena, que ya tiene 11 añitos, tiene unas marcas de nacimiento que le tienen supercontroladas y medidas, y además sirven para saludar a la pediatra que es un encanto.
    Y que conste, pasota no es ignorancia, pero la llevo cuando está enferma y no por unos mocos y la verdad, aparte de un ingreso hospitalario cuando tenía 9 meses, tengo una hija sanísima.
    Saludos, y aunque con unos días de retraso, Feliz año 2013 (si nos dejan).

  16. Aitor Carracedo says:

    Copago sanitario, Euro por receta, privatización… Jesús Martínez, lo de los autocuidados básicos va a ser una necesidad sí o sí en breve espacio de tiempo… ;-) La entrada genial, como siempre

  17. nuria says:

    Cuando mi hija mayor era pequeñita, reconozco que alguna consulta al pediatra por mocos hice. Le daba lactancia materna exclusiva y los mocos hacían de las tomas un horror, se ahogaba al tener la naricita tan congestionada y no poder respirar por la boca.
    Después de algunos años y otro bebé más aprendí a lidiar con los clinex, sueros fisiológicos y ventolines y aprendí también que hay que espabilarse una misma.
    Entiendo tu postura, yo también creo que es absurdo sacar a un bebé sanote aunque mocoso de su casita y llevarle a pasar el rato en una sala de espera y a que le ausculten con ese estetoscopio tan frío y a que le exploren metiendole el palo por la boca. Pero no todos los profesionales sanitarios son como tu. Desde que me quedé embarazada, llevo escuchando consejos y recomendaciones que muchas veces se contradicen entre sí de matronas, enfermeros, ginecólogos, pediatras… Cuando acababa de nacer mi hija y aun estábamos en el hospital, no pasaba media hora sin que asomara las narices una enfermera o una matrona o quien fuera para ver como mamaba mi hija, ver como la envolvía con su toquilla para que no pasara frío, a ver si realmente era necesario o no cambiarla de pañal. Lo peor es que cada uno que entraba contradecía al anterior, una enfermera envolvía a los bebés fuertemente con una toalla, la siguiente los desenvolvía porque no le parecía bien, una insistía en que lo pusiera al pecho más veces, la otra decía que le diera un biberón, la otra que no le diera de comer hasta que pasaran 3 horas de reloj. La mayoría de los consejos no eran pedidos, alguien abría la puerta de la habitación y empezaba a decir la suya y a hacer y deshacer a su antojo. Quizá salí del hospital con el chip de que hay que pedir permiso al pediatra hasta para cambiarse de bragas. En las dos visitas que hice en el postparto a la matrona acabé con la cabeza como un bombo, “hazlo así, hazlo asá” Era peor que un cura.

  18. Diana says:

    NO QUIERO SER UNA MADRE HISTERICA
    Tengo una niña de trece meses,sí,sólo una,con lo cuál soy madre primeriza,algo a lo q siempre le tuve miedo,no a ser madre, si no a ser ese tipo de madre.
    El verano pasado,con seis meses tuvo diarrea durante una semana,ni se me pasó por la cabeza llevarla al médico,alimentación normal y puede q más liquido…Los últimos días con diarrea tenía un poco de sangre así q el pediatra dijo q a urgencias ,Dios q mala madre soy!!unas cuantas horas en urgencias para constatar q sería un virus en su fase final y q no estaba deshidratada.Que bien,no soy una histérica ,lo sabía,si es q la veía como siempre…
    En otoño empieza la guardería,yo había unido a mi tranquilidad habitual el descubrimiento de este blog,así q asumí como normales los mocos y la tos,aunque en varias ocasiones su padre insistio y el pediatra convirtió los mocos en muchisimos mocos:gotas y jarabe y la tos en tos perruna:gotas y jarabe,Dios que mala madre soy!!Hasta el padre de la criatura me acusa de demasiado tranquila pero si es q la veo como siempre,vale,no come mucho pero quién lo hace cuando tiene un catarro?
    Empieza el invierno con una diarrea,aguante estoicamente la presión seis días y al séptimo la llevo con 40 de fiebre,imposible decir que no,Dios q mala madre soy!!El pediatra me manda a urgencias,me dice q está deshidratada y q no le encuentra el foco de la fiebre,y yo cómo iba a saberlo si soy una madre pésima!!Cinco horas en urgencias valieron para constatar que no estaba deshidratada,que buena madre soy!!Me envalentone y estuve a punto de decirles que no le pusiesen una sonda para comprobar si tenía infección de orina,que yo estaba segura de que no la tenía…esperamos un par de horas por los resultados.Finalmente me dicen q vuelva mañana al pediatra,no por favor!El pediatra no sabe lo que tiene pero por si acaso le da antibiótico,hasta la de la farmacia insiste en que se lo de.Yo me niego,hasta q otro pediatra nos dice q tiene una otitis.
    En fin,ayer claudique,mi hija tenía fiebre y nada más y la lleve al pediatra,me pregunto si tenía moco y le dije que no,lo normal y me dio antibióticos para ese “moco amarillento que se le ve”No se lo di ,hace sólo unos días que lo acabó de tomar,y hoy esta mejor,salvo por esos dos dientes más que le empiezan a asomar.No quiero ser una madre histérica!!!

  19. Atis says:

    Si admites una crítica constructiva Jesús, tengo que decirte parafraseando a mi madre que “ninguno hemos nacido enseñados”, especialmente los padres primerizos. Tengo algunos familiares médicos que en su profesión son excelentes pero por ejemplo para la informática son negados y cuando me han pedido ayuda con algún problemilla, no les he señalado el manual del ordenador (haciendo un símil con el ejemplo del kleenex).
    A este paso vamos a acabar así:
    http://www.elmundotoday.com/2013/01/los-medicos-se-limitaran-a-ayudar-al-paciente-a-buscar-respuestas-en-google/

    • Claro que no nacemos enseñados, pero lo que no debemos es rechazar el conocimiento que es diferente. Si yo tengo problemas con el ordenador primero busco en google un “how to” y si no aparece consulto, pero jamás preguntaré a un informático como se enchufa la impresora. Y creo que parte de nuestro trabajo, los que nos manejamos en las redes sociales es ayudar a los padres y a los pacientes a saber encontrar lo que buscan en google, donde, que es de calidad y que es basura. Ya recetamos “links”

  20. alesmismo says:

    Caro amigo Jesús, lo has bordado, a pesar de que siempre hay alguien como Alain que necesita lecciones de como distinguir lo importante de lo que no lo es. Le voy a dar una lección si me lo permites.
    Bien Alain. lo primero que hay que hacer para valorar la importancia de lo que tienen tus hijos, es cerrar los ojos e imaginarte que estas en EEUU sin seguro médico. En segundo lugar mira la carita y el comportamiento de tus hijos y decide si vas a gastar 250 dólares en ir a urgencias o al médico. Y ya esta! No se necesita más truco. Si decides que te gastarás 250 dólares, tu hijo seguro que tiene algo importante (estoy seguro de que tendrás una epifanía) y si decides que es mejor esperar, seguro que no es nada tan importante. Si lo prefieres, imagínate que estas en cualquier país de nuestro alrededor y que tendrás que pagar como poco 50 euros por ir a urgencias.
    Aquí se delega con facilidad porque es muy cómodo “hacerse el tonto”. Sin embargo, la gente no va por ahí poniendo denuncias “por si algo es ilegal”, ni como muy bien ha dicho Jesús, por si el coche pudiera tener algo, ni lo llevamos para llenar el depósito del limpiaparabrisas, ni para cambiar una bombilla de un faro. Aunque los mecánicos no pararían si fuesen un servicio público universal y gratuito. El problema es que, para colmo, la sanidad no es Universal (los abusuarios impiden que llegue a los usuarios), ni gratuita ( al menos para todo aque que cotiza a la seguridad social). Y en cada vez más sitios, ni pública.

    • Pesar says:

      Buen comentario, alesmismo. Sólo un pero, ya sabes que no
      es la seguridad social la que paga esto, lo pagan los presupuestos
      generales del estado. Algunos han cotizados a veces a la seguridad
      social, lo que está claro es que en su vida han hecho la
      declaración de la renta, les sale gratis total.

  21. alesmismo says:

    Me había saltado el comentario de Atis, muy agudo o aguda. Pero, cometiendo el mismo error garrafal. Compara las consultas gratis a un amiguete o familiar informático con las consultas gratis a alguien que no es familiar ni amiguete. Irán los que no se les enciende el ordenador a la tienda de informática o antes mirarán si esta desenchufado? Y cuándo la impresora no imprime la llevan a reparar o miran antes si se le acabó la tinta, esta desenchufada o la conexión al ordenador no esta realizada? Y por último y más importante que hará Atis, cuando alguien de la familia le consulta una CHORRADA? Y si se acercan a su tienda de informática para consultar la misma CHORRADA? Les cobrara por resolver la CHORRADA? Nosotros también somos pacientes con nuestros pacientes familiares y amigos, pero yo sigo pensando que las tontinaderias ocupan un tiempo precioso en la consulta QUE NO PODEMOS DEDICAR AL QUE DE VERDAD LO NECESITA. http://mimagnificopediatra.blogspot.com.es/2008/01/lo-urgente-y-lo-importante.html

    • Atis says:

      El ejemplo de la informatica era eso, un ejemplo. Para una persona que no sabe de ordenadores, el hecho de que la impresora no imprima o que le salga un pantallazo azul made in windows puede suponer quedarse bloqueado y si tiene un servicio tecnico al cual está pagando, pues lo logico será que vaya con su problema para que se lo solucionen. Quizás no sea tan lógico que vaya a la décima vez con el mismo problema, en eso os doy la razón.
      En cuanto a preguntar chorradas, pues por lo menos en mi profesión (investigación en laboratorio de sintesis quimica) he tenido que dirigir a unos cuantos estudiantes de master y siempre que me preguntaban algo mi respuesta ha sido que prefiero que me pregunten cinco veces una cosa obvia a que cometan un error grave por no saber como hacer las cosas. Y si siguen preguntando, a la sexta vez les doy un procedimiento por escrito y santas pascuas.

      • alesmismo says:

        ¿Y tus estudiantes te preguntan siempre lo mismo sin aburrirte y tu aún no has llegado a la conclusion de que pierdes el tiempo explicando 5 veces mas de lo necesario y eso se impide avanzar en otros aspectos con el resto de estudiantes? Y al que al final, y por muchas explicaciones que les des, no se entera ni con el procedimiento ¿Lo suspendes? No creo que a ningún pediatra le moleste explicar lo que son los mocos una vez a una familia con su primer hijo. Comenzamos a perder la paciencia a la que hace 50 veces con el tercer o cuarto hijo. ¿Los podemos suspender? De igual modo que en nuestro país se penaliza a los estudiantes brillantes, también se penaliza a los usuarios responsables de la sanidad. Porque ni el tiempo del profesor es chicle ni el del pediatra.

  22. atis says:

    @alesmismo, pues si, algun estudiante he tenido que era poco permeable a mis explicaciones. Para esos casos, lo que mejor me ha funcionado era un procedimiento escrito con todo explicado de una forma muy clarita y mucha paciencia. No considero que responder de malos modos sea la solucion (si, alguna vez lo he hecho, soy humana, pero no creo que ese sea el camino).
    Otra pediatra bloguera, Amalia Arce escribio un post hace poco sobre la comunicacion medico-paciente bastante interesante, tanto el post en si como la discusion posterior. Esencialmente lo que se comentaba es que cuando hay un problema de comunicacion salvo excepciones, ambas partes tienen algo de culpa.
    http://www.dra-amalia-arce.com/2013/01/las-dificultades-en-la-comunicacion.html

  23. carmen says:

    Pues tengo que aceptar que algunas madres se ponen de lo mas histericas por unos mocos… pero tengo que decir que al menos yo, la unica vez que fui por “mocos” con mi hija de dos años es porque ya veia que no solo era eso….. Efectivamente el pediatra me recibió con una sonrisa y diciendo… mooooooocos mujerrrrr, ala pa casa!
    Esa misma tarde estaba la niña con una mascarilla en urgencias del hospital porque tenia bronquiolitis galopante y como ni la miró porque tenía “unos coloretes estar saludable que no puede con ellos” pues ni cuenta se dio. Salió de alli con su tratamiento de ventolin… digo yo… nos podia haber ahorrado el susto, el paseo y los nervios de haber mirado a la niña algo mas que solo los mofletes…
    En fin, que habrá de todo… ni todas las madres somos unas histericas del moco ni todos los pediatras aciertan al mirar a los niños a la cara para hacer un diagnostico en vez de el pecho..

  24. Suso says:

    En las privadas eso no pasa: el pediatra se embolsa el exhíguo cheque de la aseguradora que, para la m. que paga hay que trabajar a destajo. ¡Benditos mocos lo que dan de comer a algunos!
    Y las clínicas no veas. A la mínima se le lleva al bebé porque “para eso pagamos el seguro”. Tengo dos hijos y únicamente he ido con uno a urgencias en la vida. Mis mamás amigas con Sanitas como mínimo van una vez al mes.
    Ah, y permíteme un consejo, dile a las mamás que el niño con mocos donde mejor está es en casa y no en la “guarde” diseminando virus.

    • No es cuestión de público o privado eso va en los genes del profesional. Ah¡ yo les digo a las madres que no lleven al niño a la guarde con mocos y tu les dices que no vayan a trabajar y se queden en casa con ellos.

  25. Begoña says:

    Divertimento.

    Vemos que la criatura se lleva la manita al oído de vez en cuando, parece que algo le molesta y los mocos asoman como gotera continua, salvo cuando estornuda, que se convierten en dos velas densas como dientes de morsa. Lleva una temporada así, que el grifo no cierra y sospechamos que dentro de unos días (comprobado repetidas veces, cada seis semanas aproximadamente) le subirá la fiebre y entonces decidimos automedicar, cosa que no recomiendan pero para qué molestar al médico si esto yo lo controlo… y mides con cuidado la dosis de Dalsy que le da un subidón que parece que le has puesto un chute en vena porque al momento siguiente está alegre y más juguetón que de costumbre, y al de unas horas se repite el proceso y, toma niño, que esto te aliviará, y así días y noches y llega un viernes o la víspera de un largo puente y piensas, ¿a que al final vamos a tener que ir a urgencias como aquella vez que estaba tan postrado que se tumbaba hasta por el suelo y se complicó con bronquitis y perdió tanto peso? y te acuerdas del coñazo de los inhaladores con la medicación de día y de madrugada y por si acaso te acercas con él a consultar antes al médico de cabecera, su pediatra, pensando en la sala de espera, ojala no pille lo que sea que tenga ese de ahí que no para de toser, qué calor hace aquí, ¿por qué no ventilarán mejor? Y después del trámite vergonzoso, pero qué no harías por un hijo, sales con antibiótico para diez días y un niño aspirante a Beethoven en el mejor/peor de los casos, sin poder decir en el trabajo, oiga jefe, faltaré unos días porque mi hijo pequeño tiene muchos mocos y no le conviene ir a la guardería. Es que no tiene abuelas. Y te contesta, ¡ Pues que le cuide su padre cuando usted no pueda!

    Un placer haber encontrado este blog. :) ¡Muchas gracias!

  26. Suso says:

    Pues aquí está el meollo del moco. He sido jefe de trabajadores (equipos de 120 personas) durante 15 años y siempre eran ellas las que me pedían horas o el día libre para llevar al hijo al pediatra. Al final de ese trabajo un padre me dijo si podía ausentarse dos horas para llevar a su hija al médico; ¡¡le di tres días libres!!
    La sociedad machista crea monstruos como éste. El hombre no pide permisos de trabajo para cuidar a sus hijos para no perjudicar su “carrera profesional”. La de la mujer no importa.
    Jesús ¿Cuantos padres por cada madre llevan los niños a tu consulta? ¿10/90?

  27. Paqui says:

    Hola!
    Soy Paqui,llevo un monton de tiempo leyendo los comentarios,porque creia que esta seria una forma distinta para conseguir ayuda y me he sorprendido mucho porque de lo menos que veo es de soluciones que podemos tener para mejorar aquellos niños que tienen poblemas con los mocos porque los hay mi hija lleva años con este problema va hacer 8 años y la verdad hay que verla los orificios de la nariz los tiene en casi carne viva no podeis haceros una idea cuantas veces se quita los mocos de la nariz su pediatra solo me manda aerius 0,5 y que la bañe en el mar la llevamos cuando el tiempo acompaña asi que en verano es cuando mejor esta, pero ahora no se encuentra nada bien hay momentos que me desespero pero creo tengo razon solo quiero que tengo mejor calidad de vida, hay alguien me pueda ayudar a mi hija porque he pensado que esta podria ser una manera no soy muy amante de los medicamentos me gustaria cosas naturales.

    Muchas Gracias Paqui

    • Si los mocos permanecen en la nariz más allá de 3 semanas SEGUIDAS, tu hija tiene como poco una sinusitis, que tiene un tratamiento, aunque no consiste en remedios naturales precisamente. También podría tener una adenoiditis. En cualquier caso, los mocos a los que se refiere la entrada son los mocos de esos niños que los tienen de forma intermitente (no contínua), que no le causan grandes molestias (no ronca TODAS las noches, no se acompañan de malestar general, de dolor de cabeza, de fiebre…). Ahora bien, si lo que quieres son remedios naturales: playa y paciencia. No hay curas milagrosas.

Deja un comentario