Tristeza

No siempre he sido lo que ahora vengo siendo, antes era una sombra de mi mismo, tan solo un reflejo en el suelo que se movía de un lado a otro sin despegarse de su presente. He aprendido en este tiempo que lo que diga y lo que haga se verá reflejado como por arte de magia en ese suelo áspero y terroso sobre el que pisamos.

Nunca una flor pudo significar tanto cuando se recibe de una mano inocente, nunca un apoyo significa nada si el que lo da no presenta tras de si todo su ser. Nunca una crítica pudo hacer más que si el que la dice esta al otro lado de mi espejo. Para bien, seguro, para futuro no sé.

Jamás en una entrega una rosa significó otra cosa que belleza y espinas, jamás el que la sostiene supone que se pinchará con su ofrenda, jamás el que la recibe dudará de la hermosura. Las espinas ausentes del rosal son dardos que sin existir se clavan por suponer que deberían de estar presentes, que su ausencia es presencia y dolor.

Esto es una nota que me ha dado Jesús, el médico de mi hij@, hoy en consulta cuando me ha llevado mi madre porque he dicho que estaba triste. La verdad es que me la he leído varias veces y no entiendo nada, me da la impresión que mi amigo Jesús está peor que yo.

9 thoughts on “Tristeza

  1. Noelia says:

    Jefe espero que no estes triste….porque no lo mereces, y si desde aqui en contribuido a ser una espinita de tu Rosa, de nuevo no me duele en prendas pedirte perdon y decirte que lo siento, no era mi intencion . Me siento feliz en ese grupo, y ese dia quizas exteriorice una indignacion de muchos dias de manera no correcta y quizas me equivoque. Ponte feliz por fi!!!! Un abrazo!!!

  2. La foto no es adecuada Jesús, un niño es generoso cuando recibe cariño aunque sea una migaja, te lo devuelve en sonrisa y agradecimiento. Los adultos somos otra cosa ¡median tantos factores! No estés triste o mejor sí, apénate por nosotros… pero no dejes de cultivar “la rosa blanca”
    Cultivo una rosa blanca
    en junio como enero
    para el amigo sincero
    que me da su mano franca.

    Y para el cruel que me arranca
    el corazón con que vivo,
    cardo ni ortiga cultivo;
    cultivo la rosa blanca.
    José Martí
    Un besiño….

  3. Julia says:

    Como dice mi psicóloga, hay que tolerar la tristeza. No vas a ser todos los días la alegría de la huerta!
    Me ha encantado tu entrada de hoy.
    Un abrazo.

  4. Pilar says:

    Desde luego que para escribir esas líneas tienes un corazón muy grande, como los niños, a los que realmente conoces muy bien… Los que escribís en blogs, facebook, etc. sin el anonimato que nos caracteriza a los lectores, dejáis huella en vuestros escritos que os hacen un poco más vulnerables… espero que las únicas críticas que puedan dañarte sean las tuyas mismas, el mundo de internet a veces es un poco cruel, tanto con quién manda la rosa como con quién la recibe….(disculpa a quién te haya podido ofender, seguramente no era su intención) No puedes ver la cara (espejo del alma que dicen) ni la intención de las palabras que se escriben, por ese motivo, te mando un abrazo por las líneas que sigues escribiendo, me gustan tus líneas sin buscar sentimientos ocultos…. para mí también me valen (después de leerlas más de una vez) y eso es lo importante, que dejas huella al pasar, no te conozco y sin embargo no eres “anonimo” como yo, te sigo leyendo desde hace bastante tiempo… Y tienes que tener en cuenta, que las mismas líneas que has escrito, para mí quieren decir una cosa (según mis vivencias), para tí seguramente otra, y cada persona puede sacarles algo positivo. Menos mal que todos somos diferentes.

  5. Rosa says:

    Jesús ¡no puede ser! ¿No será por todo el tema ‘facebook’!? A partir de ahora en los master redes 2.0 voy a sugerir que una parte del temario sea ayuda psicológica para superar conflictos e insultos de los usuarios (incluirá técnicas de relajación seguro).
    No puede ser :'(
    Pero bueno que te diga Marisa que yo en estos días le echo la culpa al frío de todo ¿no será algo de esto? Si. Es esto lo que me pone triste y no leer tu post.

Deja un comentario