Nada de nada

Nací a finales de agosto, hace ya cinco meses, desde entonces tengo la sensación de haber vivido toda una infancia, tengo sueños de un futuro muy interesante, flashes de experiencias que irán moldeando mi existir en este mundo. Muchas cosas tendré que aprender y no me veo ahora con cerebro para ello, supongo que también mejorará, porque sino mal vamos.

Hoy no me ha pasado nada, nada de nada, de hecho mis sensaciones son de tranquilidad y felicidad, miro hacia atrás y no veo nada, miro hacia adelante y todo por hacer, pero no tengo prisa, todo vendrá en su momento.

Acabo de tomar teta de mamá. Papá me ha limpiado la caca, he eructado, que les hace muy felices a mis padres y ahora me tumban a dormir una siestecita.

¡Si es que mi vida es muy dura¡ El año que viene a lo mejor me ocurre algo.

No comentéis muy alto que estoy durmiendo.

 

Nota del autor: reedición del artículo de 28/12/10 de título “Nada” que utilizo cuando mi cerebro se ha secado.

 

One thought on “Nada de nada

Deja un comentario