Esto no es una felicitación de Navidad


Llegando estas fechas donde se desata una voragine de felicidad, luces y compromisos, gastos y deseos de felicidad alla donde vayas, a mi me surge una vena “anti”. Fiestas entrañables, se oye decir, no se para quien, consumismo, revisión y cuenta nueva para el año que viene. Yo reclamo mi derecho a no felicitar las navidades a nadie, eso si, como soy muy educado si me felicitan respondo correctamente, pero de mi no saldrá chrisma alguno, horteras donde los haya y como ya dije en el artículo de la semana pasada, impuestos por una cultura no propia, respetable, pero que no abrazo.

Me declaro en estas fechas antiloteria porque no me toca, antipapanoel, anticlerical, antisocial, anticompras y mercadillos, y antimimismo. Si miro hacia atrás como Ebenezer Scrooge en el cuento de navidad de Dickens no me sale felicitar a los demás, sino repasar mi pasado inmediato y pedir perdón. Perdón a todos los que me rodean, a mis pacientes por no haberlo hecho mejor, a mis amigos porque son pocos y podrían ser mas y mejor cuidados, perdón a mis seguidores en redes sociales por no dar más de si y a los que sigo por no valorarlos más, perdón a mi familia porque al ver el futuro vi la foto que os pongo.

Muchas gracias de un gruñón.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 ideas sobre “Esto no es una felicitación de Navidad

  • Isabel

    Suscribo tu argumentación palabra por palabra. Veo la ilusión con que mis cachorros reclaman poner el “maldito árbol” y me siento tan triste que me pongo a pedir perdón en silencio por no tener ya esa inocencia y no poder pensar que el mundo me pertenece.

  • Nuria

    Pues a mí me han vuelto a gustar las Navidades al ser mamá, la sonrisa de un niño ante las luces de un árbol de Navidad y su ilusión con los Reyes Magos no tienen precio…

  • Escuela Gran Vía

    Pensar en los demás, pedir perdón, agradecer… para no ser una felicitación de Navidad tu post tiene todas las señas de identidad. El final del cuento al que haces referencia son las palabras de Tiny Tim: “Y que Dios nos bendiga a todos” ¡Feliz Navidad Jesús! Besiños 😉

  • Susana

    A mí también me gusta la Navidad…. y soy de las que sigue mandando felicitaciones a unos pocos, los justos. No creo que eso sea malo, se trata de hacer recordar a esas personas especiales que sigues pensando en ellas, aunque ya lo sepan.
    Abrir el buzón y encontrar algo diferente a una factura o a un folleto de publicidad está bien…. para variar.

    Ale, feliz navidad.

  • Noelia

    Jesus no es una felicitacion navideña pero esta llena de sentimentalismo!!! Lo unico que me gusta de la navidad es la ilusion de mi hijo y por el cualquier cosa. Ahora llevo ya renegando un mes de las cenas, las comidas, el rejuntarse por obligacion con gente que ni te ves ni te llamas en todo el año……me supone una ansiedad importante estas fechas, pongase el mejor traje de hipocrita que tenga y sonria……uffffffff, lo de las compras y los mercadillos lo minimizamos a las compras para el pequeño…Odio las obligaciones y la navidad en mi caso es una Obligacion de………………….
    Aun asi son fechas muy entrañables y dare gracias porque todos tenemos salud!!!! Y claro que pido perdon yo tambien…..
    Felices Navidades Jesus!!!! Este año tienes una familia numerosa en facebook!!!!

  • Julia

    Yo soy anti todo también, y me cuesta no arengar a mi hija con adoctrinamientos anti-navideños, pero la verdad es que a ella le encanta toda la parafernalia navideña…
    Odio también la felicidad por imposición. Pero no pidas perdón, gruñon, por ser como eres, porque me da a mi que precisamente te querrán mucho y mucha gente, por eso mismo, por ser como eres.