Otros Manolos (Mtoto)


Para los que alguna vez habéis leído una de mis historias, no os será extraño que cuente que amanezco cada mañana con una edad diferente, como si viajara en el tiempo adelante y atrás. Me suceden anécdotas o soy testigo de descubrimientos cotidianos y habituales para la edad que me toca vivir y que me esmero en contaros en estos breves relatos.
Lo de esta mañana ha sido realmente raro, una vuelta de tuerca, hasta para los que me seguís, ha sucedido algo que es nuevo para mí. He viajado también en el espacio y he despertado en un lugar diferente. Tengo dos años y el susto al levantarme ha sido mayúsculo, soy más negro que un cuervo, y flaco como un árbol seco, mi primera reacción hubiera sido de sobresalto y de salir corriendo, pero no puedo apenas ni levantarme, estoy muy cansado. He averiguado que soy de Xabaalo Barbar una aldea al sur de Somalia, de donde salimos caminando hace ya 3 semanas a través del desierto, a veces, las mejores, caminos de tierra seca, ni una brizna de verde en todo el recorrido, polvo y tortura para los pies cansados.
Papá se fue a la guerra antes de que yo naciera, tenía 5 hermanos mayores, Omar que tenía 7 años se fue como papá, aunque mamá dice que se lo llevaron unos ladrones. Dos hermanos más murieron hace un año durante un asalto a la aldea y luego nueve meses después nació mi hermana, ella va siempre atada a mamá.
Mamá ¡que guapa es!, oscura y delgada, con cara triste pero fuerte como una leona, lleva un traje de muchos colores que sacude de vez en cuando para quitarle el polvo del camino, se atusa el pelo para disimular las penurias, yo diría que es coquetería para mostrarse siempre  altiva y orgullosa, jamas derrotada. Vamos a llegar al campamento de refugiados de Dadaad en Kenia en unos pocos días y tiene que estar presentable, que no piensen que es una cualquiera, es Radhiya de la tribu de los Afar, grandes desde siempre.
Hoy no puedo caminar, no tengo fuerzas, antes tenía mucha hambre pero hace ya tres días que sin comer he perdido el apetito, mamá me ofrece un poco de agua que nos queda, apenas unas gotas que hace que se acerquen un montón de moscas a mis labios para quitarme lo poco húmedo que tengo. Quiero volver a dormir, pero tenemos que llegar, apenas son tres días y habrá agua y un poco de comida.

Mamá me coge en brazos a mí también, peso poco y ella es tenaz, siento su brazo fuerte que me sujeta, levanto mi cara con esfuerzo y le miro a la cara para darle las gracias y la veo resplandeciente con una luz a su alrededor que la ilumina y la embellece hasta parecer una de esas fotos de vírgenes que traían los padres blancos cuando iban a la aldea. Un temblor recorre mi cuerpo y con una relajación de felicidad absoluta, reposo la cabeza sobre su hombro. Entonces, la oscuridad.


Deja un comentario

0 ideas sobre “Otros Manolos (Mtoto)

  • Gilbertman

    Excelente post.
    Mientras niños se mueren de hambre en el cuerno de África, en los países desarrollados los niños van al pediatra por ser obesos o porque “mi niño no me come” ( mejor dicho los padres y/o familiares dicen que no comen).
    Es curioso lo sencilla que es la vida cuando se simplifica al máximo.
    Comer para vivir.
    Y lo difícil que parece solucionar algo tan simple.
    Comida para el hambriento.
    En fin, será que no queremos solucionarlo.
    Como siempre.

  • Pilar

    Cruel realidad…. y muy buen comentario Gilbertman, poco queda que añadir…. todos somos humanos, nacemos, nos desarrollamos, morimos…..pero no de igual manera, compartimos las mismas necesidades básicas, pero mientras unos las cubren, otros no tienen qué comer, qué vestir… lo curioso es que cuánto más se tiene, menos se quiere compartir (hay excepciones)…. Y los que pasamos por este mundo sin pena ni gloria, ¿qué hemos hecho/ hacemos tan mal, para sentirnos en crisis y a la vez tener tantas cosas? (qué buena la frase de Gilbertman “es curioso lo sencilla que es la vida cuando se simplifica al máximo”)… Porque morirse de hambre hoy en día es “bestial” no tengo adjetivos para nombrarlo… no entiendo que pueda pasar lo que está pasando….

  • Mónica

    Gracias por un post estupendo…mi mente no alcanza a imaginar el sufrimiento de esas madres…y por supuesto de esos niños. Y qué razón tienes, en el mal llamado primer mundo preocupándonos por la obesidad de los retoños..que injusta es la vida.

  • Marta

    Gracias por el post! Se nos olvida tan a menudo que nosotros en realidad vivimos sin problema alguno…
    Gracias por bajarme de la nube estupida del día a día en la que nos movemos.

  • Elena

    No suelo comentar los post aunque sí los sigo pero esta vez tengo que darte la enhorabuena por abrirnos los ojos y recordarnos que hay otra realidad fuera de la burbuja en la que vivimos. El comentario de Gilbertman muy acertado.

  • Ana M.

    Buenas, soy nueva por aquí, y creo que vengo para quedarme. He descubierto tu blog buscando entre blogs de pedriatría cosas que leer y al leer el último post me entró curiosidad por saber qué habrías puesto en este otro para que nadie lo hubiera leído y la verdad que me cuesta creerlo!!
    Me ha encantado la forma de darle una vuelta a la historia y hacernos llegar esta realidad que, estando ahí, a veces olvidamos.
    Encantada. Un saludo

  • Anid.

    Se me parte el alma, por mas que dono (lo poco que puedo) veo que nunca es suficiente pero seguiré haciéndolo, tengo una niña de tres años y otra en camino por lo que cada vez que las veo pienso en la suerte que tienen. Intento e intentare que mis hijas valoren lo que tienen y que sean solidarias ante estos hechos ya que depende de ellas que este mundo sea mejor. Nos marca el consumismo en Navidad por ejemplo les damos mas regalos a nuestros hijos de los que realmente necesitan pero todo sea por hacerles felices (aun que luego la mitad termina guardado o …..), no sería mejor comprar menos, enseñarle el valor de las cosas y donar ese dinerillo a los que realmente lo necesitan “para que si luego no llega ni una tercera parte del dinero”, señores mas vale poco que nada y viendo estas imágenes para ellos eso que a nosotros nos parece poco es mucho. Un poco de humanidad con el que mas lo necesita, POR FAVOR. Ejemplo: “me estuvieron dando 100€ por madre trabajadora todos los meses hasta que mi hija hico tres años y yo aporte al año 100€ a save de child…, ha sido muy poco pero con todo el cariño del mundo”. un salduo.

  • miguel manyez

    Sabes lo que ocurre muchas veces? Que las cosas que no vemos en la puerta de al lado o que no nos afectan directamente, se olvidan de inmediato. Todos recordamos el 11S, porque se trató de una catástrofe en un país como el nuestro, pero nadie recuerda el tsunami de diciembre de 2004 en Indonesia con muchos más muertos. Y por supuesto, los problemas causados por el hambre tampoco protagonizan los telediarios, y se camuflan fácilmente.

    Gracias por el post.