Chantaje regio 4


Quedan dos días para que lleguen los Reyes Magos, un día muy especial en la vida de un niño y de sus padres. Regalos pedidos o no, lo normal es pedir una cosa y que te traigan otra, pero es un día de alegría para todos.

A los mayores les pasa algo parecido el día de la lotería, al principio de la navidad, piden muchas cosas pero luego se conforman con tener salud. A mi lo que me molesta son los días previos, lo he hablado con los amigos y a todos les pasa igual dos o tres semanas antes ya empiezan con que hay escribir la carta y portarse bien. Yo no quiero defraudar a mis padres, pero a mis siete años he estado investigando, se me plantean muchas dudas, no lo veo claro.

Los amigos opinan de muchas maneras diferentes y no llegamos a un acuerdo, creo que en realidad esas cartas escritas por los niños no van a ningún sitio, no es lógico, tres reyes por muy mágicos que sean se tengan que leer tantas cartas, con tantas peticiones cada una, si multiplicas saldrían millones de peticiones. Lo lógico es que alguien digitalice las cartas cada uno en su zona y las introduzca en una base de datos en la web. Los reyes tendrán acceso para analizar y depurar lo que cada niño pide, en este proceso de escaneado no es raro que se produzcan errores de transcripción, por lo que se pueden perder con toda seguridad muchos datos y de ahí que se den tantos regalos cambiados, recibiendo algo que no se pidió y eso que tanta ilusión te hacía termine en manos de dios sabe quien.

Así que mis amigos y yo no hemos escrito carta este año, nos hemos infiltrado en el ordenador del padre de Mónica y hemos accedido a facebook y hemos puesto allí nuestras peticiones directamente, luego entramos en twitter y hemos tuiteado uno a uno nuestros mensajes, seguro que este año no va a haber problemas.

Mis padres llevan toda la semana intentando chantajearme, “pórtate bien que los reyes se enteran de todo”, Ja ja ja estoy haciendo lo que me da la gana porque ya me he asegurado de que los reyes sepan lo que he pedido. ¡Qué listo que soy! A veces me doy miedo.

De este año no pasa con siete años ya es edad para tener mi propio “aifon”.


Deja un comentario

4 ideas sobre “Chantaje regio

  • Monica Moro

    Bendita tecnología en manos de niños!!!! Los nativos digitales son increíbles… viéndolos evolucionar delante de la pantalla a velocidad de vértigo en varias aplicaciones al mismo tiempo manteniendo varias conversaciones te das cuenta que, por mucho que lo intentes, tú no eres como ellos. Tengo un niño de 8 años, superPol para los habituales de Twitter y este año le ha dicho a su hermana Marina de 13 años: lo de los Reyes yo ya lo sé pero no diré nada a papá y mamá, están tan ilusionados que mejor me callo !!! :)) Me ha gustado el enfoque de la entrada. Felices Reyes !!!

  • Marta

    Cuántas veces me oigo con la cantinela de: portáte bien que los reyes te están viendo… Con lo que odiaba esa frase yo de pequeña.
    Llevo días dándole vueltas a algo. Creo que mi hijo de 4 años está empezando a ser un tirano. Sé que es muy pequeño, pero me preocupan tantos regalos, tanta facilidad… Cuando yo era pequeñita (voy de batallitas, parezco una abuelita) mis mejores Reyes fueron el año que me trajeron una bici, y sólo eso, no una bici y treinta regalos más… No sé si así aprendí a valorar las cosas, o la perra vida me enseñó solita.
    El caso es que no sé como luchar contra el tema de regalo diario. No hablo de esta época, porque hasta cierto punto lo entiendo. Lo que no entiendo es que cada vez que los abuelos vienen, vienen con un regalo bajo el brazo.
    Y que los Reyes vengan con veinte regalos que el niño es incapaz de asumir… Tengo que racionarlos para todo el año, increible.
    Y no me quiero despedir sin mencionar a mi segundo hijo, el pobre es el gran olvidado…
    No puede escribir carta, así que si me descuido los Reyes no le tendrán en cuenta.

  • Ana

    “lo normal es pedir una cosa y que te traigan otra” gran verdad. Manolo, ahora para que a los mayores no nos ocurra eso ha surgido esta nueva herramienta para enviar la carta a tus REYES.

  • jesus martinez

    Marta el consumismo se ha apoderado de nuestra sociedad y eso conlleva el perder el interés por las cosas como tal, lo único que importa es tener más y más cada día.
    Mónica muchas gracias por tu comentario, te hago notar que ningún personaje de mis historias relacionadas con Manolo son nombres escogidos al azar, todos y cada uno de los nombres que aparecen en mis historias tienen su significado, así que la amiga tecnológica del protagonista no podía ser otra que la gran Mónica Moro, por lo que te agradezco doblemente tu comentario.