Es el fin


Sigo lleno de mocos mis padres creo que están un poco hartos, no termino un catarro cuando empiezo otro, mi cerebro está ya totalmente licuado y no creo que aprenda nada este curso, todo se me va por la nariz.

El viernes pasado por la noche me dio un dolor que creí que era el fín de mis dias, lloraba y me tiraba de la oreja, me puse un poquito nervioso. Si se enteran mis amigos de la guarde, liquido al chivato, he dicho que no fue nada y así debe de quedar. ¿Vale?

Papá decía que estaba hasta no se donde de que me pasen cosas por la noche y en viernes, los fines de semana no está Jesús, el médico de mi hij@, mi amigo, y hay que buscar un pediatra donde sea. Aunque yo les vi tranquilos, papá protestaba, el pobre lleva casi dos meses sin dormir, que si toso, que si me levanto por las noches, le veo mal, la verdad. Mamá me abrazaba y me dejaba poner mi oreja contra su pecho dandome calorcito, que bien, pensé que solo con eso se me iba a quitar. Decidieron darme una pócima con sabor a naranja pocha que dios confunda al que la inventó, yo seguía acurrucado con mamá y poco a poco me quedé dormido.

Al día siguiente me repitieron la pócima esa con las comidas, creo que me va a sentar mal el puré por culpa del veneno este, pero ya no me duele, me encuentro raro con frío y algo molesto en general, papá vuelve a protestar y dice que tengo fiebre, yo le tranquilizo diciendole que aunque me esté muriendo, el partido de la tele no nos lo perdemos, es que tengo una mano izquierda con mi padre.

¿Pero, que es esto? ahora los mocos me salen por la oreja, ya no son mocos normales es como pegajoso y no hace bolitas, huele mal, ¡Ay dios mio! se me esta pudriendo el cerebro, es el fin de verdad.

Que fin de semana más largo, mamá ha pedido cita para ver a Jesús a primera hora, hoy está serio no se si porque le quedan 50 niños por ver o porque intuye que lo mio es severo. Me saluda, como siempre, yo le pongo cara de pena y rapidamente comprente que esto no es lo habitual, me mira las orejas con una aparato con luz, con cuidado y dice “Que horror esta oreja esta pocha” he de decir que estas expresiones suyas a mamá no le hacen mucha gracia, ya os le he comentado, pero a mi si, me hace sonreir aunque este muy malo. Nos ha mandado un anti-noseque y dice que esta vez había una contaminación con germenes mutantes extraterrestres que precisaban de un ataque nuclear.

Hoy martes he ido a la guarde a contarselo a mis amigos y estoy otra vez en forma, tampoco fue para tanto.


Deja un comentario

0 Comentarios en “Es el fin

  • Marta

    No he parado de sonreir leyendo tu nueva entrada…
    Mi hijo pequeño lleva también dos semanas encadenando catarros y noches inconsolables, así que no veas lo identificada que me he sentido…
    Creo que cuando vuelva a la guarde vamos a tener que repetir el periodo de adaptación 😉
    Por suerte, a lo de los oidos no hemos llegado.
    Enhorabuena por esa forma tan especial de contar las cosas.

  • martucha

    Igual que Marta no he parado de sonreir. Con el mayor hemos pasado varias y ahora el pequeño tiene mocos para vender al por mayor… Pero sobreviviremos, eso sí, el padre de las criaturas y yo caemos cada día antes, ya casi no aguantamos ni el telediario…

  • José

    Pues al pequeño de los mios, este año sorprendentemente no le ha salido el moco por el oido, pero los dos años anteriores si y en abundancia, como escribí en algún comentario anterior no solo me asusté yo al verlo, sino profesores del cole e incluso al pediatra del colegio, mis carreras a urgencias, farmacias etc fue innumerables, por contra cuando lo llevé a que lo viera Jesús, me tranquilizó y a su vez yo a los profes del cole e incluso al pediatra del colegio !!, todos nos quedamos tranquilos después de ver a Jesús.

    Lo positivo de este moco que desde los inicios le salia a mi pequeño, es que gracias a esto está con nosotros, me explico:

    Al pequeño le diagnosticaron cuando contaba muy pocos meses de vida hipoacusia profunda ( sordera ) y fue debido a este moco, el diagnóstico fue erróneo, aunque la otorrina me confirmó un año después que para ella un caso de otitis es hipoacusia !!. Lo cierto es que el pequeño que se encontraba en aquel entonces en un hogar infantil no lo queria adoptar ninguna familia por este caso de “sordera”, así que como tenemos otro hijo sordo y conocemos los mecanismos para que un niño sordo se pueda desenvolver de forma normalizada, supimos del caso y le adoptamos, hoy en dia el pequeño tiene una audición normalizada, oye perfectamente y no le sale moco, además su hermano está encantado y todos felices.