Otro médico (1) 10


Creo que mis papas estan discutiendo por mi culpa, he debido hacer algo mal y mi cerebro como en otras ocasiones es el responsable. Resulta que me sale por las narices una masa viscosa y no puede ser otra cosa que mi pobre cerebro, mamá me lo intenta reponer llenandome de un agua que tiene en botellitas especiales y me las mete por la nariz. No veas si protesto pero nada, dice que es por mi bien, ¿por qué no se las pondrá donde yo diga….?

Debido a mi perdida de masa encefálica me llevaron a mi amigo Jesús, el médico de mi hij@, creo que ya os he hablado de él. Algo pasó que mi madre se enfadó con él, papá dice que no es para tanto y se ríe. Cuando se enteró Jesús de como me llamaba, se puso muy contento y dijo: Manolo, ¡anda igual que mi perro! y me enseñó una foto, ¡que guapo y parece gracioso!, pero mamá ya no atendió a las explicaciones sobre mi problema, que si suero, que no dar medicinas, que se me cura en pocos días, vamos lo normal. Y decidió con papá, bueno papá no dijo nada, que había que ir a otro médico. ¿Y por qué vamos a ir a otro médico, si no le conocemos de nada y Jesús es mi amigo y además tiene un perro que se llama como yo? No lo entiendo……

Hemos ido a ver a otro, este se llama Privado, creo, así le llamaban por lo menos. Papá no esta contento pero cualquiera le dice algo a mamá, es más buena y además siempre tiene razón. Me ha mirado y remirado y nos dado tres medicinas distintas que estan en este momento sobre la mesa, y papá y mamá a cada lado estan decidiendo que hacer si lo que dijo Jesús o lo que dijo Privado. Creo que les he metido en un lío. Así que han hablado con un tal Salomón y han decidido que hay que ir a otro. Pero da igual, por lo menos a mi me siguen reponiendo las perdidas del cerebro con el suero mágico.


Deja un comentario

10 ideas sobre “Otro médico (1)

  • Marta

    Desde luego das siempre en el clavo!! Los que ya tenemos al primero mayorcito nos acordamos de ese primer año sufriendo porque el niño tenía fiebre semana si y semana también. Todo el día probando médicos diferentes (perdiendo el tiempo inutilmente) porque nos daba miedo no estar haciendo lo correcto siguiendo las indicaciones del pediatra “público”… Y aquí es donde querría hacer un pequeño comentario, si me lo permites.
    Si resulta que vas al “privado” y te manda mil potingues que el “público” ni te menciona, te hace dudar la diferencia de criterio…
    Y me pregunto: el “privado también es “público” por la mañana, no? Por qué esa diferencia?? Por qué nos sentimos mejor si pagamos, y le damos mayor credibilidad, que si algo nos sale “gratis” (claro que gratis no es, pero así nos parece, y por eso lo menospreciamos).
    Según mi experiencia, si el “público” dedica 5 minutos a explicar lo mismo que podría explicar en su consulta “privada”, quizá algunos padres se irían de la consulta más tranquilos. Sé que el número de pacientes es tremendo, sé que algunos padres no atienden a razones, pero también sé que otros agradecemos esos 5 minutos aunque nos hagan esperar a entrar a la consulta 10 más de lo previsto.
    Y no puedo terminar sin dejar de comentar que no siempre las madres somos las neuróticas y los padres los muertos de risa… No podía morderme la lengua, lo siento…

    • jesus martinez

      El debate no está entre público y privado sino entre formas de actuar de los pediatras. En todas partes hay profesionales actualizados, anticuados, con un tipo de formación o con otra, comprometidos y quemados de todo tiene que haber, en su recorrido Manolo va a conocer otros tipos de persona-médicos. Y sus padres podrán tomar decisiones con más conocimiento o experiencia y seguridad.
      Son muy importantes las formas y el tiempo dedicado pero, quería hacer ver que a veces es un simple comentario el que hace perder la confianza, “anda, como mi perro”.
      Reconozco que es una familia tópica y típica y también te debo de decir en confianza, y los que me conocen lo saben, que temo más a los padres neuróticos que acuden a consulta con sus inseguridades, pero sobre todo anulan la más mínima seguridad que pudiera tener su pareja.

  • Marta

    Pues aunque no sea el tema, a mí me entristece esa pérdida de confianza en el pediatra del centro de salud, al que luego por pagar en su consulta de la tarde sigues a pies juntillas como si fuera dios.
    Me resulta curioso esto de las interpretaciones, porque a mí me haces el comentario del perro y en vez de perder mi confianza, la ganas… Me demostrarías cercanía y relajarías el ambiente tenso con el que a veces entramos en consulta…

  • José

    Narraré mi experiencia.
    En el colegio donde llevamos a nuestros hijos, hay un pediatra, pediatra que en cuanto tose dos veces el niño, le pica un mosquito o le ve un tanto apagado, te llama por teléfono para que te lo lleves, este pediatra actua de forma privada, por la tarde me consta que tiene su consulta en la S.S.

    Pues bien, nuestro hijo pequeño tiene un problema creo de otitis que cuando se constipa o tiene mocos, estos también los elimina por el oido. Esto cuando lo vimos por primera vez nos espantó, nunca lo habiamosvisto. Lo llevamos a que lo viera Jesús y nos tranquilizó mucho, la verdad, es normal si no puede por la nariz lo elimina por el oido, lo limpiais y ya está.

    Al dia siguiente llevamos a Alex al cole, por la tarde cuando fui a recogerle me estaba esperando la coordinadora de infantil y el médico, escandalizados con lo que le ocurria al niño, me hicieron sentir hasta mal padre, cogí a Alex y con su otro hermano enfilamos urgencias del niño Jesús, la doctora que nos atendió nos dijo más o menos lo mismo que Jesús.
    Alex, hoy en dia cada vez expulsa menos mocos por el oido y está perfectamente.

    Gracias Jesús por la tranquilidad y seguridad que nos distes, al dia siguiente en el cole de los niños le pude decir a la coordinadora de infantil que sea la última vez que alarmara de esa forma a un padre, y al médico le dije que tranquilo que el niño está bien y que no me llamara en lo sucesivo para este asunto.

    Personalmente, quizás he tenido mucha suerte, no lo se, pero tanto en pediatria como en experiencias personales, solo tengo palabras de elogio para la sanidad pública.

  • patricia

    Al principio de llevar al peque a tu conulta me llamaba la atención que siempre tenía un virus y que nunca le mandaras nada. Me costó entender que los virus no tienen cura, que se pasan solos. En mi caso son las abuelas y el padre los que no paran de dar la tabarra: “¡¡¡¡¡pero cómo no le han mandado nada!!!! ¡¡¡¡si le suena el pecho!!!! ¡¡¡¡el antibiotico le vendria estupendo!!!! Creo que estamos mal acostumbrados a que siempre que tenemos una enfermedad hay algún remedio mágico que nos lo cura. Gracias por atendernos como lo haces y por no medicar a nuestros pequeñ@s sin necesidad.

  • Beatriz

    Hola Jesús.
    Te conozco personalmente de una única consulta que tuve con mi hijo cuando tenía una semana. Luego, por cuestión de horario, pasé a la mañana y claro,no he vuelto a coincidir contigo.
    Había oído comentarios acerca de ti: que si este médico nunca se toma en serio la enfermedad del niño; que nunca manda nada para curarles; que si me he ido a urgencias para que le den algún jarabe…
    Yo te doy la enhorabuena por no dar potingues a los niños si no son necesarios. Para mí la medicina hay que usarla de forma eficiente y no abusar de ella como hacen muchos padres, al igual que del servicio de Urgencias. Eso de llevar al niño por unas anginas al hospital…
    Mi peque en 17 meses sólo ha pasado (y ojalá sigamos así) un resfriado y una gastroenteritis con 39´5 de fiebre. Del primero se curó solito y de la diarrea, con la teta de su madre que alimenta e hidrata. Paracetamol, ropa fresquita y a pasear al aire libre.
    Creo que lo hago así bien y si en alguna ocasión tengo dudas, consultaré a mi pediatraque para eso está.

  • Carolina Gallardo

    Hola! me encontré con esta blog de casualidad y me encanta. Mi pediatra tambien es de esos que mandan pocas medicinas. A mi no me gustan las medicinas a no ser q sean estrictamente necesarias, y menos para los niños con eso cuerpecitos creciendo.pero luego están las presiones del entorno, las abuelas q no pueden entender que algo se cure solo y las amigas que le dan el Dalsy a sus niños por norma. El otro dia vi un documental de la noche tematica sobre pediatria y entendi a lo pediatras. Iba de que los medicamentos q le damos a nuestros peques cuyo organismo esta en crecimiento y por tanto,no tiene que ver con el adulto, no han tenido ensayos clinicos en niños, -por las razones que todos entendemos-,por lo tanto la posologia de estos medicamentos se establece con otros criterios, siendo en muchos casos los niños que van a las consultas con alguna patología los conejillos de india de medicamentos que solo se han probado con adultos. Ardua y valiente labor la de los pediatras a los que admiro mucho. De una mamá en prácticas.